•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Veinticuatro días después de un juicio relámpago en que el exmilitar Pierson Gutiérrez Solís se declaró culpable de la muerte de la estudiante de Medicina brasileña Raynéia Gabrielle da Costa Lima, la noche del 23 de julio en Managua, el asesino confeso continúa sin recibir sentencia condenatoria.

En Brasil, María José da Costa, madre de Raynéia Gabrielle, dijo este viernes que sigue esperando que el Gobierno de Brasil pida una investigación internacional del caso, porque no confía en que el exmilitar que confesó haber cometido el crimen sea el verdadero culpable.

“Lo que quiero es justicia para el culpable, sea quien sea, y estoy a la espera de que el caso sea enviado a la Corte Interamericana de Derechos Humanos”, declaró María José da Costa a El Nuevo Diario este viernes.

El juicio a Gutiérrez, realizado a puerta cerrada el 1 de agosto, fecha que es de asueto en Managua, duró solo 35 minutos.

El Código Procesal Penal, en su Artículo 323, establece que una vez que se emite el fallo de culpabilidad, la sentencia debe ser notificada dentro del tercer día contado a partir de la última audiencia, bajo responsabilidad disciplinaria si no se hiciese.

Sin embargo, desde que se efectuó ese juicio han pasado 14 días hábiles sin que el juez Séptimo Distrito Penal de Audiencia de Managua, Abelardo Alvir Ramos, le lea la sentencia condenatoria a Gutiérrez.
Consultado en días recientes, el juez manifestó que no ha tenido tiempo de emitir la respectiva sentencia.

Según consta en el acta, el proceso fue breve porque el acusado admitió que mató a la estudiante de sexto año de Medicina de la Universidad Americana (UAM), de Managua.

“Yo admito los hechos (delitos) que están en la acusación, lo hago de manera voluntaria y pido disculpas”, expresó el acusado ante el titular del Juzgado Séptimo Distrito Penal de Audiencia de la capital.

Las honras fúnebres de Raynéia Gabrielle Da Costa Lima en Pernambuco, Brasil.

A Gutiérrez Solís, un exmilitar experto en taekwondo, que accionó un fusil tipo carabina M4, de uso restringido, en contra de la víctima, el Ministerio Público le formuló cargos por homicidio y portación ilegal de armas. 

En la acusación, la Fiscalía señala a la joven brasileña de conducir de manera “descontrolada y con actitud sospechosa”.

Raynéia Gabrielle Lima fue atacada a balazos cuando regresaba a su casa después de concluir un turno en el hospital Carlos Roberto Huembes. Vecinos del residencial Monserrat, donde ocurrió el crimen, dijeron que la joven había sido asesinada por encapuchados armados que permanecían en la zona.

Insisten en investiación 

María José da Costa relató este viernes que desde el día de la muerte de su hija, su familia no ha tenido paz y que esperan tenerla cuando haya “verdadera justicia”.

“Como familia creemos que el tipo que confesó haber matado a mi hija solo quiere defender al Gobierno (de Nicaragua). Yo creo que quien mató a mi hija fue un paramilitar”, declaró da Costa al cumplirse un mes del crimen.

El pasado 27 de julio, el gobierno de Pernambuco, estado natal de Raynéia Gabrielle Lima, le pidió al gobierno central de Brasil presentar una demanda contra Nicaragua en la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Pedro Eurico, secretario de Justicia y Derechos Humanos del estado de Pernambuco, expresó que “la intención es solicitar una investigación internacional del caso”.

El Nuevo Diario solicitó información a la Embajada de Brasil en Managua, la que nos remitió al Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil. Vía correo electrónico solicitamos información para conocer si van a presentar una acusación contra Nicaragua, pero no hemos obtenido respuesta.

María José Da Costa insistió en que espera que se aplique la pena máxima al exmilitar y aseguró que solo confiará en las conclusiones de una investigación internacional del caso.

“Quiero castigo para el responsable directo o indirecto de la muerte de mi hija”, concluyó la madre.