•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Tomatierras que invadieron terrenos junto a una mina de arena en Motastepe y que este jueves protagonizaron un enfrentamiento con vigilantes, con un saldo de dos muertos, dijeron a El Nuevo Diario que una comisión de abogados del partido Frente Sandinista los alentó a tomarse esas tierras.

Dos de los ciudadanos que han invadido tierras en la comarca Nejapa, en el kilómetro 7 de la carretera vieja a León, afirmaron que en total hay unas 90 familias en este lugar.

Los dos declarantes pidieron que ocultáramos sus nombres, aunque su declaración fue grabada. Uno de ellos, quien se identificó como un retirado del Ministerio del Interior (de la década de 1980), explicó que “una comisión de Managua, que son abogados del partido FSLN que manejan el tema de la propiedad”, los instó a invadir los terrenos.

Este precarista aseguró que ellos no llegaron “a la bulla” a meterse a esos terrenos, sino que averiguaron que las propiedades son del Estado.

“Iminsa (empresa que explota el cerro de arena) es dueña de una parte del cerro y el camino divide el terreno que ocupamos. Como es del Estado (el área de terrenos ocupada), aparentemente nosotros estamos usurpando un bien del Estado, pero ellos lo van a declarar como utilidad pública y después a convertir en un área verde donde nosotros nos vamos a quedar”, aseguró el precarista, agregando que eso ya se gestiona en Managua.

“Hoy creo que va la secretaria a una comisión de Managua, a hablar con los compañeros (los dueños de la mina). No somos tomatierras, ni de la derecha. Aquí todos somos identificados”, expresó. Luego reiteró que trabajó en el extinto Ministerio del Interior y que, como él, hay excombatientes históricos metidos en estos terrenos.

Otro de los que invadieron los terrenos ubicados en la parte sur del cerro Motastepe, aseveró que “una mujer que se llama Sheyla” les dijo que podían tomarse esas tierras.

“Nos dijo que nos iba a dar escrituras”, enfatizó el precarista.
Los invasores revelaron que llegaron a tomarse esas propiedades hace 15 días y continúan en los terrenos, a pesar del ataque a balazos de este jueves.

Policía los deja

Afirmaron que la policía no los amenazó con sacarlos, sino que “el comisionado Sergio Gutiérrez nos dijo que nos mantuviéramos ahí y que solo lo dejáramos hacer las investigaciones. En ningún momento nos dijeron que nos fuéramos”, aseguró el precarista.

Agregó que la Alcaldía de Managua les prometió mandar un topógrafo para delimitar los terrenos.

Los tomatierras consultados por El Nuevo Diario llegaron a la vela de Félix Ferrufino, una de las víctimas del ataque y, según su versión, un grupo de 17 personas, entre guardas de seguridad de la empresa arenera y sujetos encapuchados, los atacaron el jueves con el objetivo de sacarlos.

Afirmaron que fueron atacados sin ningún motivo, ya que ellos no estaban agrediendo a nadie.

Dijeron que antes de que sucediera el ataque, hablaron con los guardas y lo que detonó la balacera fue un disparo al aire que realizó uno de los encapuchados.

“Una de las mujeres que estaba con nosotros le gritó a uno de ellos que solo porque andaba con armas y cubierto no iba a desalojarla. El otro detonó una (arma) hechiza que andaba y ahí fue cuando ellos pensaron que nosotros habíamos disparado”, afirmó uno de los precaristas.

Relataron que muchos se refugiaron detrás de árboles ante la gran cantidad de disparos que les realizaron con escopetas, pistolas 9 milímetros y armas hechizas.

Añadieron que la policía detuvo a más de 10 personas por el ataque contra los tomatierras.

Los dos fallecidos en este ataque fueron Félix Ferrufino y Franklin Poveda. Martín Ferrufino, quien resultó gravemente herido con un impacto de bala en la cabeza, sobrevivió a una operación, indicaron sus familiares. Félix Ferrufino fue enterrado este viernes en el cementerio de la comarca Nejapa.

Tomatierras desalojan propiedad en Matagalpa

Unas 150 personas que el pasado jueves invadieron 10 manzanas de tierras en el sector de Las Carmelitas, mejor conocido como Piedras Gordas, junto a la carretera Matagalpa–Jinotega, decidieron desalojar la propiedad después que les visitaron efectivos de la Policía Nacional.

En las últimas semanas, decenas de personas se dedicaron a invadir propiedades en Matagalpa. Terrenos del Instituto Eliseo Picado y otros junto a las riberas del río Grande de Matagalpa, zona considerada de alto riesgo, fueron invadidos por los precaristas.

La mañana del jueves, unas 150 personas de diferentes barrios, como La Chispa, Nuevo Amanecer y El Tule, entre otros, amanecieron midiendo y cercando solares ajenos, y algunos ya estaban ofreciendo lotes de 10 por 20 varas a 5 mil córdobas.Una hija de Mario Tijerino, quien representa la propiedad privada invadida en el sector de Las Carmelitas, se presentó a las 10:00 a.m. acompañada de tres patrullas de agentes antidisturbios, y los tomatierras, al ver llegar a la Policía, comenzaron a desalojar el lugar voluntariamente, pero amenazando con volver a tomarse las tierras en cuanto se marchara la policía.