•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un grupo de doctores, estudiantes de Medicina y pobladores se reunieron ayer por la tarde en Managua para protestar en apoyo a los médicos que han sido amenazados, perseguidos y despedidos de instituciones públicas, como represalia por su participación o apoyo a las protestas antigubernamentales.

El plantón, organizado por la Unidad Médica Nicaragüense (UMN), se realizó en la rotonda Jean Paul Genie, donde a pesar de la lluvia los médicos llegaron con gabachas y banderas azul y blanco, para entonar consignas como “No soy terrorista, soy internista” y “El pueblo unido, jamás será vencido”.

“Los médicos seguimos en las calles, ese es nuestro lugar. El pueblo tiene derecho de recibir atención digna y los médicos tenemos derecho de decir ‘aquí estamos con el medicamento y con el apoyo’”, declaró uno de los doctores que integran la UMN. Los protestantes interrumpían el tráfico en la vía por algunos minutos y luego restablecían el flujo vehicular. Algunos de los conductores sonaban sus bocinas o agitaban sus banderas de Nicaragua en respaldo a los manifestantes.

“Hacemos presencia por las injusticias que se le están haciendo al gremio de salud, principalmente al médico, que ha cumplido con el deber de curar. Nosotros no somos políticos, no vivimos de eso ni nos interesa, nuestro deber es salvar vidas. Eso no puede ser criminalizado y mucho menos privarle a la población el derecho a la salud”, aseguró una médico cirujana que asistió a la manifestación.

Sobre los despidos

De acuerdo con el último reporte de la Asociación Médica Nicaragüense (AMN), unos 240 doctores han sido despedidos de hospitales y centros de salud públicos, en su mayoría, especialistas y subespecialistas con varios años de experiencia médica. En esta cifra total también se cuentan docentes de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua).

Además, está organización gremial  también contabiliza al menos una treintena de profesionales de la salud que han salido del país por amenazas y persecución política.