•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El médico y cirujano José Antonio Vásquez, y el abogado y militar retirado Francisco Ortega, ambos nicaragüenses, fueron liberados hoy en Managua tras ser detenidos en el marco de las protestas contra el Gobierno del presidente Daniel Ortega, informó un organismo humanitario.

Vásquez, especialista en ginecología y obstetricia, y Ortega, un abogado con especialidad en medicina forense, estaban recluidos en la Dirección de Auxilio Judicial, conocida como "El Chipote", dijo a periodistas el director ejecutivo del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), Gonzalo Carrión.

Ambos fueron detenidos por un grupo de hombres armados la tarde del sábado cuando salían de una cafetería en Managua, según denunció la Unidad Médica Nicaragüense.

Una patrulla policial pasa frente personal del sector salud que ha sido despedido en las última semanas por el gobierno, y que hoy realizaron un plantón en la rotonda de Metrocentro para exigir la liberación de sus colegas detenidos.  Óscar Sánchez/ END

Vásquez es un médico que ha asistido a los heridos en el marco de las protestas contra el Gobierno. En tanto, Ortega es un abogado con especialidad en medicina forense que fue contratado por la familia del universitario Franco Valdivia, muerto de un disparo el pasado 20 de abril y cuyo cuerpo, junto al de Orlando Pérez, fueron exhumados para determinar las causas de muerte.

Ortega afirmó que los dos estudiantes universitarios que fallecieron en el municipio de Estelí, norte de Nicaragua, recibieron disparos certeros de "alguien que sabía disparar muy bien".

Desde abril pasado, miles de nicaragüenses han salido a las calles a protestar contra Ortega, en el marco de una crisis que ha dejado entre 322 y 448 muertos, según organismos humanitarios internacionales y locales, mientras el Gobierno reconoce 198 fallecidos y denuncia un intento de golpe de Estado.

Plantón de médicos realizado hoy en la rotonda de Metrocentro. Óscar Sánchez/ END

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) elevó este viernes a 322 la cifra de fallecidos durante las protestas, de los que la mayoría, afirma, perdió la vida "como resultado de la acción estatal".

Las manifestaciones contra Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, comenzaron el 18 de abril pasado por unas fallidas reformas de la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia del mandatario, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción.