•  |
  •  |
  • END

“El impacto de la crisis económica tiene rostro de mujer”, afirma Sandra Ramos, Directora Ejecutiva del Movimiento de Mujeres Empleadas y Desempleadas “María Elena Cuadra”, ante el despido masivo de mujeres en empresas bajo el régimen de Zonas Francas.

En lo que va del año, el recorte de horas laborales y cierre de maquilas ha dejado sin empleo a 4 mil 364 mujeres, de las cuales, cerca de 2 mil trabajadoras, son madres solteras y jefas de hogar.

Ante esto, distintas organizaciones de mujeres solicitan al gobierno actuar de urgencia y continuar trabajando en políticas públicas que ayuden a superar crisis como éstas, más adelante, o que eviten que el daño sea tan severo como el que se está viendo.

Demanda

Entre las medidas urgentes mencionan la reactivación de la industria nacional y el implemento de la política de empleo, donde una de las mayores demandas es la tecnificación de la fuerza laboral femenina y masculina en equidad e igualdad, que quedó aprobada desde el gobierno de Enrique Bolaños.

“La práctica nos está diciendo que somos las mujeres las mayores afectadas, por eso el desempleo tiene rostro de mujer, y demandamos al gobierno la creación de nuevas formas de empleo para estas jefas de familia”, expresó Ramos.

El actual Gobierno de Nicaragua prometió desempleo cero, y han creado los programas Usura Cero y Hambre Cero, pero creo que le falta complementar el círculo con la reactivación de la industria nacional, dijo la líder.

“La industria textil transnacional, que se caracterizó por empleos masivos y precarios, es la que está siendo golpeada por la crisis económica, por eso se necesita que la industria nacional se reactive y que los empresarios también pongan de su parte, porque muchas veces las ganancias de las empresas no quedan en el país, porque no invierten aquí para crear nuevos empleos”, agregó Ramos.

Del grueso de mujeres que quedan en desempleo, el 38 por ciento son mujeres jóvenes, madres solteras, jefas de hogar, por lo tanto la pérdida del trabajo tiene un impacto directo en la familia porque disminuye el poder adquisitivo de éstas, por eso es necesario cambiar las opciones de trabajo para estas mujeres, y por eso es necesaria la implementación de la política de empleo, recalcó la líder sindical.

“Para estas mujeres jóvenes no hay más opciones. Estamos entre maquila, migración y prostitución, porque aquí no hay fuentes masivas de empleo. Entonces, por eso pedimos como una tregua al gobierno, que mientras las jóvenes pierden trabajo abran centros tecnológicos, de tecnificación, que están en manos del Inatec y que muchas veces están inutilizados, y que garantice que pueda haber oficios de mujeres en oficios no tradicionales”, expresó Ramos.

Mano de obra
femenina mejor
calificada
El problema que presentan los cursos tradicionales como belleza, costura y repostería, es que son empleos precarios, y cualquier crisis los impacta, explicó la feminista; mientras que otros oficios no tradicionales en mujeres, como mecánica, soldadura, maestras de obra, albañilería, carpintería, tal vez ahora no encontrés empleo, pero cuando pase la crisis tendrás una mano mejor calificada y estarás mejor preparada, enfatizó.

“En este sentido, vemos con buenos ojos la forma cómo el gobierno costarricense logró calificar la fuerza laboral y hay otros tipos de empresas que requieren de otro tipo de mano de obra, con más especialidad, y ganan mejor, por eso tienen el mejor salario de Centroamérica”, dijo Ramos.

Sobre la opción tradicional, que es el sector informal --ya sea vendiendo en el mercado o creándote tu propio empleo ofreciendo servicios--, Romero explicó que éste ya está saturado, y significa tener más empleo precario y sin seguro médico.

“El sector informal está saturado, ya no hay dónde poner más gente en ese mercado, calles y semáforos están llenos, porque toda la gente desempleada va a parar ahí, y si el desempleo continúa por esta línea, ¿quién les va a comprar?”, cuestionó Ramos.

Por eso es necesario que el Gobierno revise la política de empleo. “Sólo tiene que reglamentarla la Asamblea Nacional y el gobierno aplicarla, el problema es que los tomadores de decisión resuelven problemas políticos partidarios y dejan a un lado los problemas laborales y sociales del país”.

Por la preparación académica

Otro grupo de mujeres organizadas en el Programa Agenda Económica de las Mujeres-Nicaragua, está optando por la preparación académica de las mujeres de distintos sectores sociales para que influyan en las políticas públicas del país, con enfoque de género, y haya más adelante mejores respuestas a sus necesidades.

“El puesto de trabajo que se pierde es femenino por el tipo de actividad en maquilas y zonas francas, por eso es importante conocer la realidad económica a través del género, para ver qué políticas públicas vas a aplicar y en qué sector”, expresó Alma Espino, especialista en Género, Globalización y Apertura Económica, que imparte clases en el Diplomado Género y Economía.

Además, se debe brindar herramientas a las organizaciones e instituciones para, con base en datos, decir: éste es el aporte de las mujeres en el ámbito económico y hay que reconocerlo y dar el lugar que merecen, agregó Espino.

La educadora afirmó que es necesario que en los currículos de las universidades incluyan género y economía para disminuir las brechas de diferencia entre hombres y mujeres.