•  |
  •  |
  • END

El presidente de la República, Daniel Ortega, condenó ayer el intento de usurpar la propiedad de la defensora de los derechos de los inmigrantes, Martha Cranshaw, quien el pasado cuatro de mayo denunció que el día 13 de abril fue despojada de su casa ubicada en el reparto Fátima, en la ciudad de León, por órdenes expresas de Ortega.

Durante su discurso en la inauguración del Puerto “Carlos Fonseca”, en el municipio de San Francisco Libre, el mandatario calificó de un “abuso” y una “arbitrariedad” “la acción de desalojar a una ciudadana de su casa que le fue entregada con la Ley 85”.

El Presidente también reprochó que, según la denuncia de Cranshaw, hayan llegado a confiscarla en su nombre, por lo que expresó: “En este país nadie, ni que lleguen en mi nombre, puede estar arrebatando propiedades a nadie”.

“Por eso yo le ordené inmediatamente al Procurador (Hernán Estrada) que se la regresaran”, agregó al respecto, pero no dijo que se castigará a nadie por usar su nombre para intentar el despojo de una casa.

Ortega aprovechó para referirse al informe anual del Parlamento Europeo sobre la situación de los derechos humanos en el mundo que fue aprobado con 429 votos y en el que los eurodiputados expresan su preocupación por la democracia en Venezuela, Cuba y Nicaragua, y por tanto piden a sus gobiernos respetar y trabajar para proteger los derechos democráticos, las libertades individuales y el Estado de Derecho en sus países.

El mandatario calificó el informe como una “política injerencista” de parte del Parlamento Europeo que “descalifica a Cuba, Venezuela y Nicaragua”. “Como que no hay democracia sólo porque no gobiernan los vendepatrias, los oligarcas, los peleles”, manifestó, y más bien preguntó ¿dónde está el Parlamento Europeo, los organismos de derechos humanos, la Corte Interamericana de Justicia, frente a los ataques en contra de Afganistán (de parte de los Estados Unidos)?
Por tanto, el presidente dijo que se suma al llamado de su homólogo venezolano, Hugo Chávez, quien criticó y pidió al presidente estadounidense, Barack Obama, dejar la ofensiva en contra de Afganistán.

Ortega señaló como “una verdadera basura” a la Organización de Estados Americanos, OEA, pues según él, sólo responde a los intereses de los Estados Unidos y no condena la ofensiva de este país en contra de Afganistán.