•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Después de 24 días de su secuestro por encapuchados armados, el mayor en retiro del Ejército de Nicaragua, Tomás Ramón Maldonado Pérez, fue presentado en los Juzgados de Managua acusado de terrorismo, crimen organizado, entorpecimiento de servicio público y daño agravado.

Maldonado Pérez, originario de Carazo, fue secuestrado por civiles armados y con los rostros cubiertos en la madrugada del 2 de agosto, cuando se encontraba en la casa de su hija en Los Brasiles, huyendo de las continuas amenazas de simpatizantes del Gobierno que lo acusaban de traidor por no aceptar participar en operativos contra manifestantes, según denunció su esposa Julia Gutiérrez.

 CSE convoca a elecciones regionales en Nicaragua para el 3 de marzo del 2019

Después de ser capturado, la familia de Maldonado lo buscó sin éxito en las cárceles, hospitales y morgue, hasta que ayer conocieron que fue acusado en el Juzgado Séptimo Penal de Audiencias junto a otros militares en retiro: Carlos Ramón Brenes Sánchez y Rudy Antonio Palacios Vargas.

Otros acusados son Joao Ismael Maldonado Bermúdez, Roberto Danilo Samcam Ruiz, Rodolfo Rojas Cordero, Leonel Rojas, Álvaro José Campos Chávez y Rodrigo Alejandro Rodríguez Argüello, este último líder del Movimiento 19 de Abril en Carazo, quien pidió medidas cautelares de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por acoso y amenazas de simpatizantes sandinistas. 

La acusación

El proceso contra Maldonado Pérez fue presentado el 24 de agosto a las 2:06 p.m., sin que su familia supiera de su paradero, porque en las estaciones policiales y la Dirección del Auxilio Judicial las autoridades negaron que estuviera detenido.

 UNAN reinicia atención al público

El abogado del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), Gonzalo Carrión dijo que un amigo de la familia Maldonado fue quien se enteró de la situación legal del exmilitar al verlo en un reporte noticioso de una televisora oficialista.

“La familia no tenía conocimiento, (Maldonado Pérez) fue pasado a los juzgados más de 20 días después del plazo que determina la ley para ser acusado, ya que él no podía escoger a su representante legal, el Estado le puso un defensor público, quien hizo ver que la acusación no era coherente por faltar la ubicación del delito, tiempos y características de su supuesta participación”, explicó Carrión.

Solo iba a orar

El exmilitar Maldonado Pérez se había convertido en pastor de la Iglesia Jesús el Señor, de Diriamba, y acudía a los tranques a orar, pero fue señalado de “terrorista”.

“Es cierto. Él iba a los tranques, pero para orar a Dios pidiendo que se encontrara una respuesta a la situación que vive el país”, refirió la esposa del exmilitar cuando denunció el caso.