•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El acceso para el público a la estatal Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN- Managua) se realiza bajo férreo control, algo que resultó un tanto engorroso para algunas de las personas que visitaron ayer esta casa de estudios.

El nuevo protocolo de seguridad que se implementa contempla: presentar cédula de identidad, explicar el motivo de la visita, indicar si cuenta con cita previa y registrar los datos personales en una libreta de control ubicada en el portón número 2,  acceso peatonal por el puente.

Posteriormente, a quienes les es autorizado el acceso se les entrega un gafete de visitante que debe portar de manera visible en todo momento.

Ayer, la UNAN-Managua retomó los servicios al público, pero el acceso continúa restringido. Humberto Galo Romero/END

Uno de los visitantes, que ayer estuvo por la UNAN, contó que debido a que se desempeña como docente horario no posee carné de la Universidad, por lo que su acceso debía ser autorizado desde la Facultad para la que labora.

“Antes de venir aquí (portón 2) me han negado el ingreso en los otros portones, se suponía que desde hoy (ayer) ya iba a estar abierto al público, pero al parecer todavía no lo está”, dijo el docente, quien solicitó el anonimato, porque aún desconoce en qué términos quedara su situación en la Universidad.

Al igual que el profesor, algunos estudiantes se aproximaron ayer a esta casa de estudios para tratar de indagar sobre el eventual reinicio de clases.

Accesos resguardados

Otra situación que se observó en la sede de la UNAN-Managua es que los diferentes portones de ingreso permanecen cerrados con candados, tal es el caso de los portones 8 y 6, (norte y sur), ubicados cerca de las instalaciones del Instituto de Geología y Geofísica e Instituto Politécnico de la Salud, respectivamente.

Asimismo, en cada uno de los portones, permanecen no solo guardas de seguridad, sino también grupos de trabajadores administrativos.

La semana pasada, la UNAN oficializó el reintegro laboral de su personal administrativo y docente, a los cuales también se les realiza un complejo protocolo de revisión para permitirles el acceso: presentación de carné, revisión de bolsos y mochilas; además, de establecerse portones de ingreso específicos, tomando como referencia el pabellón (par o impar) en el que esté ubicada la oficina o facultad para la que labora.