•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Boanerge Fornos, abogado que actuó en representación de la familia del periodista asesinado Ángel Gahona, juicio en que dos jóvenes blufileños fueron declarados culpables por el crimen, denunció que fue amenazado por la fiscal auxiliar, Inés Miranda, con acusarlo por el delito de patrocinio infiel.

El Código Procesal Penal establece que incurren en el delito de patrocinio infiel los abogados que siendo contratados por una persona natural o jurídica (institución pública o privada) para que le represente en un juicio, apoyan la tesis de la contraparte.

En este caso, la fiscal Inés Miranda sostiene que el abogado de la familia de Gahona se inclinó a favor de la defensa de los jóvenes Brandon Lovo Taylor y Glen Slate, declarados culpables por el asesinato del periodista.

El abogado Fornos señaló que en el juicio, en donde él tuvo una sola intervención de aproximadamente cinco minutos, lo que hizo fue expresar el criterio de su representada, Migueliuth Sandoval, esposa del periodista.

“Lo que hice en el juicio fue expresar de manera técnica el criterio de mi representado y es que no hay certeza de que los jóvenes declarados culpables sean los responsables del crimen, porque nadie los ubica en el sitio donde se hizo el disparo y tampoco nadie los miró disparar”, explicó el abogado.

El representante de la familia Gahona dijo que tampoco se pudo haber establecido la culpabilidad de Brandon Lovo y Glen Slate, si hasta el momento no se ha logrado precisar el calibre y tipo de arma y si la bala impactó o no en la cabeza de Ángel Gahona.

El Nuevo Diario buscó la versión de la fiscal auxiliar, Inés Miranda, pero en la Fiscalía informaron que tenía el día libre, tampoco contestó llamadas telefónicas y los mensajes enviados vía WhatsApp los dejó en visto. 

Familia, insatisfecha

Migueliuth Sandoval, viuda de Ángel Gahona, dijo que el fallo contra Brandon y Glen, declarados culpables por el asesinato del periodista, es “humillante y violatorio a los derechos humanos de la familia de la víctima”.

Sandoval aseguró que la familia de Gahona no se sintió representada por el Ministerio Público. 

“Por más de cuatro meses el Gobierno nicaragüense y el Poder Judicial no pudieron montar muy bien el circo con respecto al juicio que se llevaba en contra de Brandon y Glen, acusados del asesinato de mi esposo. Sabemos muy bien que estos muchachos no acabaron con la vida mi esposo, sino que fueron miembros antimotines de la Policía Nacional”, afirmó Sandoval en nombre de la familia de Gahona a través de un video publicado en su cuenta de Facebook.

La viuda del periodista lamentó que durante el juicio no se tomó en cuenta el testimonio de seis periodistas que estuvieron en el lugar de los hechos el pasado 21 de abril y reprochó que la Fiscalía “nunca nos tomó en cuenta, nunca nos llegó una notificación para saber cómo iba el caso”.

“Para nosotros aún no hay dictamen verdadero y que nos satisfaga como familia, ya que tenemos la plena seguridad de que estos jóvenes no mataron a Ángel Eduardo Gahona. Por lo tanto, el asesino sigue gozando de libertad. Queremos justicia, que se capture al verdadero asesino”, concluyó Sandoval.  

La tarde de este martes se realizó un plantón en Managua exigiendo la anulación del fallo de culpabilidad contra Brandon y Glen.

Mensaje para protestantes

Organizaciones de derechos humanos dijeron no sentirse sorprendidos por el fallo de culpabilidad en contra de Glen Slate y Brandon Lovo Taylor, porque consideran que el resultado es un mensaje contra las personas que critican al Gobierno.

La presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), Vilma Núñez, condenó la falta de acceso a la justicia y anunció que creará un grupo de expertos para hacer un análisis jurídico y técnico del caso.

“Los procesados tuvieron una defensa muy buena, se agotaron las posibilidades que estuvieron al alcance de lo razonable, se aportaron pruebas con mucho tecnicismo (demostrando que los acusados no podía ser quienes dispararon); sin embargo, los declararon culpables. Esto es un mensaje para todo el que protesta, negando el acceso a la justicia a los acusados y a la familia del fallecido. Esto es perpetrar la impunidad”, dijo Núñez.

Para el director de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), Marcos Carmona, jamás se comprobó que los sentenciados fueran los responsables de la muerte de Gahona, ya que desde un inicio hubo irregularidades con muchas dudas razonables.

“No se permitió acceso a los abogados ni a los familiares. Muchas de estas audiencias fueron a puertas cerradas para los medios independientes, cuando estos procesos son públicos”, criticó Carmona.

El director de la CPDH alegó que en los procesos no están cumpliendo las normas y leyes, citando otro caso que a su criterio provoca muchas dudas, el de la estudiante de Medicina, Raynéia Gabrielle Lima, que en 35 minutos el judicial encontró culpable al procesado.