•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Para esta semana se esperan lluvias en todo el territorio nacional debido a la influencia de dos ondas tropicales que se aproximan por el Caribe, aseguró el meteorólogo Agustín Moreira. 

Las últimas lluvias que han caído en algunas partes del territorio nacional, principalmente en el Caribe, se deben a la onda tropical número 33. 

Moreira indicó que posiblemente para este jueves esté sobre el país la onda tropical número 34 y para el fin de semana arribe la 35. 

Estos fenómenos provocarán lluvias, principalmente en las regiones del Caribe, en el norte y el centro del país, detalló Moreira. Hasta el momento no hay posibilidades de huracanes que afecten el país, a pesar de que estamos en el momento más alto de la  temporada de estos eventos climáticos. 

Moreira afirmó que la influencia de las bajas presiones que se forman en el sureste del Caribe nicaragüense ayudará a las condiciones de lluvia.  

El calentamiento del océano Pacífico está favoreciendo el desarrollo de ciclones tropicales más que en el Atlántico. 

El experto aseguró que esto se debe a la influencia del fenómeno de El Niño. “No hay formaciones de huracanes en el Atlántico porque se está enfriando”, explicó Moreira.   

Bajan promedios de lluvias

El nivel actual de las lluvias comparado al del año pasado es bajo, aseguró Moreira y afirmó que el déficit se ha presentado principalmente en el occidente del país y en el corredor seco. 

Casos como el del municipio de San Dionisio, en Matagalpa, evidencian el bajón de lluvias. 

Según los datos, la norma histórica de precipitaciones en julio en este lugar es de 202 milímetros, pero este año apenas llegó a 56. 

En Somoto, Madriz, en el mes de julio llovió 8.5 milímetros y la norma histórica es de 93, lo que indica que prácticamente no hubo lluvias en este mes, indicó Moreira. 

Añadió que en 2017 hubo menos presencia de ondas tropicales, pero más influencia de ciclones. 

En agosto de 2017 se contabilizaban 16 ondas tropicales, mientras que este año ya se contabilizan 33, sin embargo, el invierno ha sido deficitario entre julio y agosto. 

Un estudio reciente del Centro Nacional de Huracanes indica que agosto ha sido un mes sin huracanes en el Atlántico. Los modelos climáticos señalan que cuando esto ocurre, significa que el próximo mes podría ser más intenso, precisó Moreira.  

El especialista señaló que por la vigilancia que mantienen en el campo, se sabe que la mayoría de cultivos de primera no han sido afectados por el déficit de lluvias entre julio y agosto. 

Advirtió que en la capital no se puede bajar la guardia, ya que en los próximos meses se esperan las lluvias más fuertes que podrían dejar inundaciones.