•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El futuro de Reynaldo Lira Lúquez, activista de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH) en Boaco, se tornó sombrío en el juicio donde la Fiscalía lo acusa de lesiones graves, homicidio frustrado, exposición de personas al peligro y amenazas de muerte, porque cuatro mujeres lo señalan como culpable.

Las cuatro mujeres sandinistas declararon en la audiencia de juicio celebrada este martes, aseguraron que Reynaldo encabezó un supuesto ataque a morterazos contra simpatizantes del partido de Gobierno en un tranque en el empalme de Boaco el 25 de mayo del año en curso.

Por estos mismos hechos también son acusados William Ampié Picado, Julio Ampié Machado y Jaime Ampié Toledo, quienes también son activistas de los derechos humanos en Boaco, y, según la Fiscalía, agredieron a 17 mujeres en la fecha antes mencionada.

Empleadas del Gobierno

Ruth Valle, Arely Reyes,  Sagrario Sequeira  y  Karina Medina, al declarar ante la jueza Décimo Distrito Penal de Juicio de Managua, Nancy Aguirre, señalaron a Reynaldo Lira como la persona que agredió a 17 mujeres, que el 25 de mayo llegaron hasta el tranque que tenían los opositores en el empalme de Boaco con la intensión de que lo removieran.

De las cuatro mujeres, que declararon este martes, tres son empleadas de instituciones gubernamentales en Boaco y una comerciante, según el testimonio que ellas brindaron ante la jueza Nancy Aguirre.

“Reynaldo Lira me disparó con un mortero que me estalló en los pies  y me afectó un oído”, manifestó Arely Reyes, quien durante el contrainterrogatorio hecho por los abogados defensores, no pudo explicar cómo sabe que Reynaldo Lira fue  quien presuntamente le disparó si ella sostiene que lo tenía de espaldas.

En la audiencia de juicio de este martes, una de las testigos aseguró haber visto a Jaime Ampié Toledo, uno de los acusados, portar un arma de fuego, calibre corto, pero a la pregunta del abogado defensor, Marlon Aburto, aseguró que no lo miró disparar. Además, que en la prueba de parafina que le hizo la Policía, no le fueron encontrados residuos de pólvora en las manos.

En este juicio la Fiscalía hizo pasar a 17 testigos entre civiles, médicos forenses y policías que hicieron los actos investigativos.

Por estos hechos está pendiente la captura del manifestante antigubernamental Cristopher Enríquez Ampié, acusado de haber matado en los mismos hechos  al militante sandinista Jorge Gastón Palacios.

El juicio para los activistas de la CPDH continúa el próximo 31 de julio a partir de las 12:00 del mediodía y  ese día los abogados defensores presentarán las pruebas que tienen a favor de sus representados y probablemente termine ese día.