•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La creación de una Comisión Internacional de Investigación o una Comisión de la Verdad híbrida (nacional– internacional), "para asegurar el acceso a la verdad, la justicia y la reparación de las víctimas", es una de las propuestas dictadas por la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH), para empezar a solucionar la crisis en Nicaragua.

Esto forma parte del informe sobre Violaciones de Derechos Humanos y abusos en el contexto de las protestas en Nicaragua, presentado este miércoles en Managua por Guillermo Fernández Maldonado, coordinador de la misión en Nicaragua para América Central de la ofician del ACNUDH.

El informe recomendó hoy a la comunidad internacional monitorear la evolución de la crisis sociopolítica de Nicaragua, considerando la adopción de medidas para prevenir un mayor deterioro de la situación de los derechos humanos y alentando a la Asamblea General de a ONU, a actuar de la misma manera.

El informe concluye que la respuesta global de las autoridades a las protestas no cumplió con los estándares aplicables sobre la gestión adecuada de manifestaciones, en violación del derecho internacional de los derechos humanos.

"Aunque algunas manifestaciones se tornaron violentas, la mayoría de los manifestantes fueron pacíficos", destaca el informe que se desprende de lo observado entre el 18 de abril y el 18 de agosto.

La OACNUDH agrega que en los casos que hubo actos de violencia por parte de los manifestantes, "el uso de la fuerza letal por parte de las autoridades en contra de amenazas no letales, así como la utilización de grupos armados progubernamentales, también fueron violatorios del derecho internacional de los derechos humanos".

"La respuesta de las autoridades reprimió sistemáticamente la disidencia al Gobierno", indica el informe presentado por Fernández Maldonado.

El informe de la situación de los Derechos Humanos en Nicaragua, refleja un grado de uso excesivo de la fuerza de la Policía  Nacional, al enfrentar protestas en Nicaragua. Archivo/ END

Las violaciones de derechos humanos documentadas por Naciones Unidas, según el informe, incluyen el "uso desproporcionado de la fuerza por parte de la Policía, que a veces se tradujo en ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas y obstrucción del acceso a la atención médica".

En ese sentido, Naciones Unidas llama al Estado de Nicaragua a cumplir con sus obligaciones internacionales en materia de derechos humanos y poner fin inmediatamente a la represión, liberar a las personas detenidas por ejercer su derecho a protesta y retomar el diálogo nacional.