•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

Ken Tórrez Arteaga y su padre, José Javier Tórrez fueron liberados la tarde de hoy por la Policía, confirmó Martha Artega, madre y esposa de los que estaban detenidos en la Dirección de Auxilio Judicial DAJ, en El Chipote.

"Me los entregaron a las tres de la tarde y están en buen estado físico", confirmó Martha Arteaga.

Policía de Nicaragua acusa de terrorismo a estudiantes detenidos en León

El joven Ken permaneció 10 días en prisión después de haber sido capturado en Nindirí, municipio de Masaya cuando participaba en una caravana de autoconvocsdos que fue disuelta por policías y para policías.

Mientras que su padre, José Javier Tórrez, había sido capturado bien temprano esta mañana cuando le llegó a dejar comida a su hijo.

Martha Artega reveló que su hijo Ken le refirió que al menos en su caso, y el de otros jóvenes autoconvocados capturados, no fueron sometidos a maltratos durante estuvo preso en El Chipote.

"Yo iba con mi esposo llegando al portón de El Chipote, cuando cinco civiles se bajaron de un carro blanco, no dijeron nada, pregunté por qué se lo llevaban, pero un hombre grandulón me agarró y me aventó contra la cuneta, y se lo llevaron", dijo a Acan-Efe, Arteaga.

Tórrez y Arteaga llevaban diez días visitando El Chipote para llevar comida a su hijo Ken, quien fue capturado el 19 de agosto cerca de la ciudad de Masaya..

ONU entregará informe sobre Nicaragua a miembros del Consejo de Seguridad 

"Con esto ya se pasó el Gobierno, porque uno no anda haciendo nada malo, ir a dejar comida a un hijo no es un delito", expresó Arteaga hoy en horas de la mañana.

Mientras ocurría la detencion del señor Tórrez, en Ginebra la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) señalaba al Gobierno de producir una "criminalización y persecución de todas aquellas personas que participaron en las protestas o que son de alguna forma percibidas como opositores al gobierno".

Brasileña detenida por la Policía: “Me amenazaron con un proceso criminal”

La Acnudh dijo haber documentado múltiples violaciones a los derechos humanos, que "incluyen el uso desproporcionado de la fuerza por parte de la policía, que a veces se tradujo en ejecuciones extrajudiciales", o bien "desapariciones forzadas", así como "detenciones arbitrarias o ilegales con carácter generalizado".