•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los siete estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN), capturados cuando participaban de una protesta pacífica en León, el fin de semana, fueron presentados este miércoles por la Policía, señalados de diversos delitos graves, como terrorismo y homicidio.

Según la Policía, los jóvenes miembros de la Coordinadora Universitaria por la Justicia y la Democracia son responsables por la muerte del estudiante de la UNAN-León, Cristhiam Emilio Cadenas, ocurrida durante el incendio del Centro Universitario de la Universidad Nacional (CUUN), el pasado 20 de abril en León.

La hipótesis policial provocó asombro a la propia familia de Cadenas. “Para nosotros estos jóvenes (detenidos) son inocentes, no podemos culpar a nadie, son las autoridades correspondientes las que deben de investigar”, expresó Eva María Terán, suegra de Cadenas.

Terán recordó que cuando la familia del universitario interpuso la denuncia por la muerte de Cadenas, el comisionado Miguel Carmona, jefe de Auxilio Judicial en León, les dijo que lo que había ocurrido era un acto de imprudencia del joven, “que ellos no tenían explicación y que no podían acusar a nadie”, por lo que consideró contradictorio que ahora señalen a los líderes estudiantiles.

“Encuentro eso algo ilógico para la familia, porque la Policía se está contradiciendo, ahora salen con esto después de cuatro meses, que son estos jóvenes. ¿Por qué no hicieron eso en los primeros días o semanas cuando él falleció?”, cuestionó Terán.

Cuatro días en El Chipote

Byron  Corea Estrada, Christopher Nahirobi Olivas Valdivia, Yaritza Judith Rostrán Mairena, Víctor Obando Valverde, Luis Arnulfo Hernández Quiroz, Levis Josué Artola Rugama y Juan Pablo Alvarado Martínez, fueron presentados este miércoles por las autoridades, tras permanecer recluidos en las celdas de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ) desde el pasado sábado.

Los miembros de la Coordinadora Universitaria por la Justicia y la Democracia de León fueron presentados ayer por las autoridades policiales.

El comisionado mayor Farle Roa Traña, segundo jefe de la DAJ, informó que además de terrorismo y homicidio, los jóvenes enfrentarán cargos por secuestro, robo con intimidación y amenazas de muerte.

Durante su comparecencia, el jefe policial señaló a Byron Corea como el líder del grupo.

Roa Traña explicó que los jóvenes son responsables directos de provocar el incendio que destruyó el CUUN, en el cual pereció calcinado el estudiante Cristhiam Emilio Cadena.

La Policía también los vincula al secuestro, torturara y robo de una camioneta que sufrieron dos ciudadanos leoneses, el pasado 1 de junio. 

Les imputan, además, el robo contra Carlos Mendiola Martínez, ocurrido el 24 de agosto.

Recurso de exhibición

Familiares de los jóvenes acusados denunciaron el caso ante el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH), donde explicaron que tramitaron ante el Tribunal de Apelaciones un recurso de Exhibición Personal (“habeas corpus”) en beneficio de los líderes universitarios.

Braulio Abarca, abogado del Cenidh, explicó que pese a que fueron presentados por la Policía, hasta la tarde de ayer estos no habían sido acusados formalmente en los juzgados capitalinos. “En cambio hay un mandamiento de libertad (“habeas corpus”), ordenado desde el mediodía del martes", dijo Abarca.

El abogado señaló, además, que el Tribunal de Apelaciones nombró a Esperanza Centeno Sequeira y Emilio José Olivares como jueces ejecutores del mandamiento de libertad, el cual debería hacerse efectivo en las próximas 72 horas.

Jaqueline Valdivia, mamá de Nahirobi Olivas Valdivia, aseguró que su hijo no es ningún criminal; “es un muchacho que quiere un país libre”, destacó.

María Estrada, la madre de Byron Corea también respaldó a su hijo y la lucha por la libertad y autonomía universitaria que emprendió. "No es terrorista, repudiamos todo lo que imponen a los muchachos. No aceptamos esas mentiras”, sostuvo.

Jennifer Corea, hermana de Byron, aseguró que van a luchar para que se sepa la verdad y liberar a sus familiares.