•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra'ad al Hussein, advirtió en Ginebra, Suiza, que Nicaragua puede tener un futuro similar al de Venezuela si no se detiene la represión contra la ciudadanía y se libera a los manifestantes detenidos.

Por su parte, el secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Paulo Abrão, aseguró que su institución coincide "integralmente" con las conclusiones del informe sobre la crisis en Nicaragua de la Oficina de Derechos Humanos de la ONU.

"Debe haber un cambio de actitud (del Gobierno) porque de lo contrario las condiciones con el tiempo se asemejarán a lo que vive Venezuela, con una economía debilitada", dijo Zeid a los medios de comunicación, a los que comentó algunas de las situaciones más preocupantes de derechos humanos en el mundo.

“Debe liberare a quienes nunca debieron ser detenidos por ejercer su derecho a reunirse pacíficamente", agregó el alto responsable de la ONU, quien dentro de dos días entregará el testigo a su sucesora, la expresidenta de Chile Michelle Bachelet.

Zeid, a quien se le reconocen sus posiciones claras en defensa de los derechos humanos más allá de presiones políticas, dijo que —como ocurrió al inició de la crisis en Venezuela— en Nicaragua se acusa a los líderes de las protestas de terrorismo, cuando en realidad "están luchando por los derechos más básicos".

ONU entregará informe sobre Nicaragua a miembros del Consejo de Seguridad 

Zeid dijo que debe ejercerse rápidamente presión a nivel regional e internacional sobre el Gobierno de Nicaragua, porque las denuncias y declaraciones de la ONU no son suficientes.

"Si (se trata de gente que) se prepara para atacar jóvenes estudiantes no van a escuchar o dejarse persuadir por un funcionario de la ONU", explicó.