•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Abogados de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH) señalaron  que los testigos en defensa de sus activistas de derechos humanos, son intimidados con amenazas y uno de ellos hasta fue detenido por ocho horas, impidiéndole estar presente en la audiencia en que los mismos son acusados de amenazas de muerte con arma de fuego y asesinato frustrado, entre otros delitos.

El abogado de la CPDH, Julio Montenegro, señaló que ellos citaron a tres testigos y no pudo llegar ni uno.

“Por temor a las amenazas dos no asistieron y al tercero lo capturaron cuando se dirigía desde Boaco a los Juzgados de Managua. Lo detuvieron desde las 8 de la mañana hasta las 4 de la tarde”, dijo Montenegro.

El abogado pidió la suspensión de la sesión por la falta de testigos, lo cual fue tildado de falta de seriedad, a pasar de presentar los argumentos.

Añadió que por no aceptar elementos que no cumplen con las normas, le dijeron que le aplicarían una sanción según el Código Procesal Penal. 

El Código dicta que la autoridad judicial podrá tomar las medidas pertinentes cuando en el local del juzgado no se ciñe a la autoridad del juez, ya que el judicial ejerce el control de legalidad.

“Pero aquí no estamos hablando de control de legalidad, sino de abusos que se cometen y ese es el reclamo que hacemos los abogados, sentimos que se nos quiere aplicar una ley de una manera equivocada”, apuntó. 

Añadió que se supone que dentro de un libre ejercicio entre las partes procesales puede hacer uso de todos los instrumentos, es decir, el tiempo y medios necesarios para ejercer adecuadamente la defensa, pero que en cada etapa procesal y circunstancia en que intervienen, siempre hay un detente por parte de las autoridades judiciales.

Elementos fuera de actas

El abogado señaló que muchos elementos que se dicen en las sesiones, no constan en actas, algo que notaron recientemente, lo cual fue difícil detectar cuando solo dan cinco minutos para leer un legajo de 46 páginas. 

Agregó hay que tomar en cuenta que el judicial no permite que se graben las sesiones ni en audio ni video, tampoco aceptan computadores portátiles ni celulares. Sin embargo, sí se permite la presencia de los medios de comunicación oficialistas.

“No trabajamos en igualdad de condiciones e incluso se debe notar que hasta los medios del gobierno solo entrevistan a los fiscales y no a la defensa, por lo tanto, no hay un balance de la información”, dijo la abogada Carla Sequeira, también de la CPDH.

Sequeira señaló además, que hay una serie de irregularidades extraprocesales, las que van documentando y serán parte de los alegatos finales en el proceso.

Asimismo, la abogada dijo que hay intimidación para los familiares de los detenidos, a quienes se les retuvo por momentos en puestos de carretera policiales, cuando estos iban de regreso a sus hogares.