•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

A pesar de que Carlos Brenes, coronel en retiro, fue acusado formalmente en los tribunales de Managua desde el miércoles, la Policía Nacional lo presentó ayer como el “peligroso” líder de una “banda terrorista” a la que le atribuyen varios hechos ocurridos en el contexto de las protestas en Carazo.

La Policía señaló a Brenes, quien además fue un guerrillero sandinista y fundador del Ejército Popular Sandinista, de ser el “cabecilla” de un grupo que presuntamente planificó asesinatos, secuestros, torturas, asaltos, violaciones e incendios.

Al igual que Tomás Maldonado Pérez, ex mayor del Ejército, Brenes es acusado de levantar tranques en varios puntos de Carazo y de atacar la delegación policial de esta ciudad, “provocándole heridas” a dos oficiales, detalló ayer en conferencia de prensa el comisionado mayor Farle Roa, segundo jefe de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ).

“Se realizó el  robo de dos cisternas de combustible que instalaron a la entrada de la delegación policial del municipio de Jinotepe, lanzándole morteros y bombas molotov para hacerlas explotar, exponiendo al peligro, causando terror y zozobra en la población de este lugar”, sostuvo el jefe policial.

Aunque Maldonado también había sido acusado en los Juzgados de Managua el martes, fue presentado por las autoridades policiales un día después. 

Acusan a leonés por muerte de policía

Junto a Brenes fue presentado Tomás Fonseca, originario de Nagarote, quien es señalado de asesinar a la teniente Zaira Julissa López el pasado 25 de junio, además de participar en un atentado contra la delegación policial de Nagarote y de incendiar la casa del partido del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) de la localidad.

“Entre las pruebas que la institución policial recolectó para demostrar la culpabilidad de los detenidos destacan: denuncia de los hechos criminales, inspección de las escenas del crimen, peritaje químico de criminalística con resultados positivos de presencia de productos nitrados en las dorsales de Luis Tomás Fonseca Martínez y Carlos Brenes, declaraciones de testigos y resultados del dictamen médico legal practicados a las víctimas”, justificó la Policía Nacional.

El Movimiento 19 de Abril de León había denunciado desde el lunes la detención de Fonseca en Nagarote y catalogó esta y otras capturas en este mismo departamento como una “cacería” emprendida por las fuerzas gubernamentales en contra de universitarios y ciudadanía que participaron de los tranques y barridas.

“En León las cosas no están seguras para salir a las calles a protestar, nosotros (lideres), en particular, nos andan siguiendo, andan preguntando en las casas donde es que nos encontramos”, dijo una de las representantes del movimiento.