•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Brandón Lovo terminaría de cumplir su período en la cárcel el 6 de noviembre del año 2041 y Glen Slate el 6 de noviembre del 2030. La condena de anoche deja al primero con 23 años y seis meses de prisión y al segundo con 12 años y seis meses.

La Fiscalía acusó al joven Brandon Lovo por el asesinato del periodista Ángel Gahona, por lesiones graves en perjuicio del policía Anselmo Rodríguez, exposición de personas al peligro y portación ilegal de armas.

Mientras que Glen Slate, el otro joven condenado junto a Lovo, cumplirá condena como encubridor de los cuatro delitos anteriores; el juez le recalificó su participación en los hechos, pues, había sido acusado al principio como cooperador.

En la resolución condenatoria, el judicial también recalificó de asesinato en grado de frustración a lesiones graves las heridas que sufrió el policía Anselmo Rodríguez.

La fiscal auxiliar Inés Miranda había solicitado 48 años de prisión para ambos, la noche del pasado lunes después que el judicial emitió el fallo de culpabilidad para Brandon Lovo y Glen Slate. 

Desde antes que se conociera la condena, los abogados defensores Amy García y Maynor Curtis, anunciaron que apelarían dicha decisión.

También informaron que solicitarán que los reos sean traslados al penal de Bluefields, porque la familia de ambos es de escasos recursos y no pueden estar viajando a Managua para visitarlos en el penal de Tipitapa. 

La fiscal Miranda se opuso a la petición de los abogados, alegando que si los condenados van a apelar la sentencia, tienen que estar en el penal de Tipitapa.

Sin embargo, el Código Procesal Penal establece que en las audiencias de Apelación, Casación y Ejecución de Sentencias, no es necesaria la presencia de los reos.

Juez se pronunciará

El juez dijo que se pronunciará este viernes sobre esta petición y de antemano afirmó que hay que tomar en cuenta que la familia es de escasos recursos económicos.

El juicio en contra de los jóvenes afrodescendientes fue cuestionado por testigos, vecinos y familiares de la víctima, quienes han sostenido que el periodista fue asesinado por un policía y respaldaron sus argumentos con diversos videos.

Durante el juicio contra Lovo y Slate, la Fiscalía presentó 30 videos, como prueba acusatoria, pero, según los abogados defensores, en ninguno de ellos se logró ubicar en la escena del crimen a los jóvenes.

Por otra parte, el Poder Judicial cerró en todo el proceso las puertas a la misión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que se encuentra en el país para investigar la situación de derechos humanos ocurridos en el marco de las protestas y a los organismos de derechos humanos nacionales.   
También impidieron a los medios de comunicación nacionales y extranjeros, cubrir todo lo que acontecía en el proceso judicial.

El Poder Judicial únicamente permitió la cobertura del juicio a los medios de comunicación oficialistas.

La muerte del periodista Ángel Gahona López ocurrió el 21 de abril en Bluefields, durante protestas contra del gobierno del presidente Daniel Ortega.

Brandon Lovo y Glen Slate, condenados a 23 y 12 años de cárcel, respectivamente, por la muerte del periodista Ángel Gahona. Ernesto García\END

El periodista Gahona recibió un disparo en el pecho. En el video que él transmitió y en otros colgados en redes sociales, se observa que la detonación salió desde el interior del edificio de la alcaldía municipal, pero la Fiscalía acusó a los dos jóvenes afrodescendientes, quienes desde que fueron arrestados han asegurado que estaban retirados del lugar.

Viuda rechazó juicio

Migueliuth Sandoval, viuda del reportero Gahona, se pronunció el pasado 21 de agosto exigiendo "justicia y dignidad" a las autoridades, a las que señaló de montar un juicio que considera una "burla" por acusar sin pruebas a dos afrodescendientes.

"No pedimos, ¡exigimos!, que se condene al verdadero criminal y que se respete la dignidad de la familia doliente, ya que este juicio para nosotros es una burla", escribió Sandoval, en sus redes sociales.

"Las autoridades competentes se han encerrado en que dos jóvenes son los autores, pero no hay prueba que los incrimine (...). Supongamos que fueron estos chavalos los que asesinaron a mi esposo con un arma artesanal, dicha arma, a la distancia de 94 metros jamás hubiese tenido la precisión y exactitud de impactar en puntos claves del cuerpo", sostuvo la viuda.