•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Protestantes autoconvocados realizaron una cadena humana en favor de los presos políticos y denunciar las desapariciones forzadas en Nicaragua.

La actividad se realizó entre la Universidad Centroamericana (UCA) y la rotonda Rubén Darío, en Managua, a pesar de la fuerte presencia de la Policía Nacional que obligó a cambiar la dirección original de la convocatoria.

La Policía desplegó brigadas especiales de antimotines en la rotonda Rubén Darío, frente al Consejo Supremo Electoral, la carretera Masaya y cerca de la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI).

Los manifestantes llegaron a pocos pasos de donde estaban los antimotines y una manifestante saludó y dio un beso en la mejilla a una oficial.

Los manifestantes también conmemoraron el Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas, que la Organización de Naciones Unidas (ONU) celebra cada 30 de agosto desde el año 2011.

Una participante de la cadena humana por los presos políticos coloca una bandera de Nicaragua y le da un beso a una policía antimotín.

La cadena humana se instaló al costado oeste de la rotonda Rubén Darío, donde los asistentes exigían a las autoridades informar de los desaparecidos y libertad para los presos políticos.

Vilma Núñez, directora ejecutiva del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), criticó la presencia de los antimotines, indicando que eso demuestra que el Gobierno perdió las calles, a la gente, pero pretende intimidar a los protestantes.

“La imagen que quiere dar es que todo está normal y esa imagen (antimotines en las calles) ya está dando la vuelta al mundo y Managua tiene dos días de ser una ciudad militarizada”, dijo Núñez.

Espacio de denuncia

Edwin Carcache, miembro de la Coalición Universitaria, explicó que la actividad es parte del espacio de denuncia del pueblo de Nicaragua, para hacer público que están secuestrando una a una a las personas que se manifiestan contra el Gobierno.

“A todas las personas que no tienen miedo y que desde la cárcel, donde están secuestrados, nos exigen que salgamos a la calle, nos unimos a ese clamor de un pueblo que pide justicia, libertad y democratización para Nicaragua”, indicó Carcache.

Agregó que muchos de los líderes están detenidos, pero en las calles hay más líderes y están a la espera del llamado del Gobierno a un diálogo, que tenga la voluntad política para resolver la crisis.

“El Gobierno habla de diálogo nacional con el pueblo, pero me pregunto: ¿A qué pueblo se refiere?, porque la Alianza Cívica representa los intereses del pueblo, la agenda está en pro del pueblo que nos ha respaldado y eso lo ha demostrado en las calles”, expresó Carcache.