•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Amnistía Internacional dijo este viernes que el Gobierno de Nicaragua al evitar escrutinio internacional, deja en evidencia su responsabilidad en violaciones de derechos humanos.

Las declaraciones del organismo de derechos humanos se dan tras conocerse la decisión del Gobierno de Daniel Ortega, de expulsar del a la misión del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

​Gobierno de Nicaragua expulsa a misión de la ONU

Erika Guevara Rosas, directora para las Américas de Amnistía Internacional, declaró que la misión de la ONU en Nicaragua ha podido constatar crímenes de derecho internacional y graves violaciones a los derechos humanos.

“Ha ofrecido al gobierno, a través de su informe, una ruta de soluciones que deberían ser implementadas inmediatamente, además de las ya ofrecidas por diferentes organismos y organizaciones de derechos humanos”, detalló Guevara Rosas a través de un Comunicado.

España suspenderá ayuda para las fuerzas de seguridad de Nicaragua  

A través de una carta firmada por el Canciller nicaragüense, el Gobierno informó a la ONU que este 30 de agosto daba por finalizada la misión de la OACNUDH.

Tras conocerse la medida del gobierno, la OACNUDH informó que seguirá monitoreando la situación de derechos humanos en el país.

Según Amnistía Internacional, con esta decisión el gobierno de Nicaragua está apostándole a una estrategia de aislamiento con la intención de evitar el escrutinio internacional.

​Presidente de Costa Rica: "está fuera de lugar la petición del señor Ortega”

“Esta postura agrava todavía más la crisis, este tipo de acciones no van a impedir que las organizaciones de derechos humanos continuemos exponiendo y denunciando sus tácticas represivas hasta obtener justicia, verdad y reparación para las víctimas”, reiteró Amnistía Internacional.

La misión de la ONU llegó a Nicaragua el 24 de junio y abandonará el país este sábado.

Esta es la carta que envió gobierno de Nicaragua para expulsar a la ONU

La crisis en Nicaragua inició el pasado 18 de abril por las reformas al seguro social y ha dejado entre 322 fallecidos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos  (CIDH), más de 450 según organismos de derechos humanos de país y 198 según el gobierno.