•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Christopher Olivas Valdivia y Byron Corea Estrada, estudiantes de la Universidad Autónoma de Nicaragua (UNAN-León), fueron acusados dos veces este sábado por el Ministerio Público.

En la primera acusación les atribuyen la quema del recinto universitario CUUN, el 20 de abril durante las protestas antigubernamentales.

En la acusación presentada en el Juzgado Quinto Distrito Penal de la Audiencia de la capital, el Ministerio Público también los hace responsables de la quema parcial del local de la Lotería Nacional en León y de otros siete negocios entre los que hay cafetines y un salón de billar.

Segunda acusación

En la segunda acusación a Christopher Olivas, Byron Corea y otros cinco jóvenes la Fiscalía les atribuye los delitos de secuestro extorsivo, obstrucción de servicios públicos, robo con intimidación agravado y robo con violencia agravado.
Los otros imputados en la segunda acusación son: Yaritza Rostrán Mairena, Víctor Obando Valverde, Luis Hernández Guido, Luis Artola Rugama y Juan Pablo Alvarado Martínez, este último todavía no ha sido capturado.

Los hechos por los cuales los siete universitarios fueron imputados acontecieron entre el 20 de abril y el 24 de junio en distintos tranques antigubernamentales que se levantaron en distintos barrios de la ciudad de León.

La audiencia preliminar continuará el próximo 5 de septiembre, porque el juez Julio César Arias resolverá en esa fecha excepción por falta de competencia jurisdiccional que presentó la abogada Yonarquis Martínez, quien defiende a Oliva y Corea.

Será el 5 de septiembre que se conocerá si el juez Arias acepta o rechaza la acusación, qué medidas cautelares impondrá y la fecha de la audiencia inicial en ambos casos.