•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La misión del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Oacnudh) abandonó este sábado Nicaragua por orden del Gobierno, lo que deja a este país en la mira de la comunidad internacional, tras cuatro meses de crisis política desatada por protestas con un saldo de más de 320 muertos.

La misión de cuatro miembros, encabezada por Guillermo Fernández, viajó rumbo a Panamá luego que el gobierno nicaragüense ordenó su salida alegando que "han cesado las razones, causas y condiciones" por las que fue invitada.

"La @Oacnudh agradece las muestras de apoyo recibidas en relación al trabajo desarrollado en Nicaragua", escribió la misión en Twitter.

El mensaje también reiteró que "continuaremos monitoreando la situación y acompañando a las víctimas en su búsqueda de justicia y verdad desde la oficina regional en Panamá".

Los miembros de Oachudh compartieron también en las redes sociales una fotografía en el Aeropuerto Internacional Augusto C. Sandino, en la que se aprecia que están abandonando Nicaragua.

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas analizará el próximo miércoles la situación de crisis en Nicaragua, según anunció Fernández en Managua.

Más condenas

Tras la salida de la misión de Oacnudh, más países y personalidades continuaron condenando la decisión del gobierno nicaragüense, que no abona a encontrar una salida pacífica a la crisis sociopolítica.

La Unión Europea denunció este sábado la decisión de Nicaragua de poner fin a la misión de Oacnudh en el país y expresó sus esperanzas de que las autoridades "tengan en cuenta las conclusiones del informe" del organismo.

"La decisión del Gobierno de Nicaragua [...] va en contra de la aspiración de una rendición completa de cuentas por las violaciones de derechos humanos y de buscar justicia para las víctimas de la violencia", dijo en un comunicado la vocera de la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini.

"Esperamos que las autoridades tengan muy en cuenta las conclusiones del informe publicado por el OHCHR y tomen medidas urgentes para implementar las recomendaciones del reporte", señaló la representante europea, usando las siglas en inglés del ente de la ONU.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), ente autónomo de la OEA, lamentó igualmente la salida de la misión de la ONU y se comprometió a "cooperar entre sí, cada uno dentro de sus respectivas competencias" para lograr un diálogo inclusivo y útil en Nicaragua "lo más pronto posible".

El Gobierno de España manifestó ayer su “preocupación y rechazo” ante la decisión de las autoridades nicaragüenses de interrumpir la visita de Oacnudh el pasado viernes 31 de agosto, así como de asumir las conclusiones reflejadas en el informe de este organismo sobre la situación de derechos humanos.

Costa Rica se unió al rechazo internacional de la expulsión de la misión de la ONU en Nicaragua y respaldó totalmente la objetividad del informe, en el que se responsabilizó al Estado por la violencia suscitada en los últimos cuatro meses.

Este país “respalda contundentemente ese documento y expresa su más profunda preocupación ante las reiteradas violaciones a las libertades fundamentales, el recrudecimiento de la violencia y el uso indiscriminado de la fuerza contra la sociedad civil” en Nicaragua, señaló el Ministerio de Relaciones y Culto costarricense, por medio de una nota de prensa en su página web.