•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Un grupo de manifestantes le prendieron fuego a una patrulla policial, quemaron llantas y trataron de levantar barricadas, luego que un grupo de simpatizantes sandinistas realizaron disparos contra una marcha ciudadana desde dos camionetas con banderas rojinegras.

Tras el ataque resultó herido el médico urólogo Carlos Fletes, también retirado del Ejército de Nicaragua, quien fue trasladado al hospital Vivian Pellas, y de forma preliminar se conoce que sería intervenido quirúgicamente de emergencia.

El ataque a balazos ocurrió cuando el inicio de la marcha ya había pasado la rotonda de la Centroamérica, provenientes de dos camionetas que asediaban a manifestantes.

Tras los disturbios, decenas de patrullas policiales se movilizaron al sector de la rotonda Centroamérica, acompañadas de decenas de camionetas hilux ocupadas con hombres encapuchados y armados.

La totalidad de los manifestantes ya no pudo culminar en la rotonda Jean Paul Genie como tenían previsto, sino que la marcha se disolvió y los manifestantes buscaron donde refugiarse.

La Marcha de Las Banderas se realizó esta mañana en medio de una fuerte presencia de la Brigada Especial de Antimotines de la Policía Nacional y el asedio de simpatizantes sandinistas.

La ruta de la marcha tuvo que ser modificada y esta vez recorrió Altamira, la colonia Centroamérica y culminaría en la rotonda Jean Paul Genie.

El punto de inicio de la marcha de las banderas, convocada por la Alianza Cívica, que estaba prevista a salir hoy a las 10 de la mañana de la rotonda Cristo Rey hacia la rotonda El Periodista, tuvo que ser movido a los semáforos de auto lote El Chele, debido a la fuerte presencia policial en las rotondas de Managua.

Reportes periodísticos de Condega, municpio de Estelí, y Somoto, municipio de Madriz, señalan que en esas rregiones las marchas que habían sido programadas por líderes del Movimiento de Autoconvocados, no pudieron realizarse porque fueron impedidas por grupos de encapuchados armados, abordo de camionetas sin placas, apoyados por patrullas de la Policía Nacional.

Las protestas se hoy contra el Gobierno de Nicaragua ocurren dos días después que una misión de la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) debió abandonar Nicaragua por petición de las autoriddaes nicaragüenses, ayer sábado.

En un informe emitido el miércoles, la ACNUDH responsabilizó al Gobierno de Ortega por torturas, obstrucción a la atención médica, detenciones arbitrarias, secuestros, violencia sexual, entre otras violaciones a los derechos humanos. No obstante, el presidente nicaragüense rechazó el informe.

Nicaragua atraviesa una crisis en la que se cuentan, según diferentes fuentes no gubernamentales, entre 322 y 448 muertos, aunque el presidente Ortega reconoce 198 víctimas.

Las protestas contra Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, comenzaron el 18 de abril pasado, por unas fallidas reformas de la seguridad social y se convirtieron en la exigencia de que renuncie el mandatario, después de 11 años en el poder, entre acusaciones de abuso y corrupción en su contra.