•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El obispo de la Diócesis de Matagalpa, monseñor Rolando José Álvarez Lagos, fue objeto de agresiones verbales esta tarde, por parte de un grupo de simpatizantes sandinistas, que aprevecharon para gritarle ofensas e insultos al sacerdote, al momento que la policía tenía retenido su vehículo en una carretera del país.

En un video que circula en las redes sociales se observa a unos cuatro policías armados que mantienen retenida la camioneta de monseñor Álvarez, a orillas de una carretera, y se escuchan las voces de varios hombres y mujeres que le gritan al obispo y a sus acompañantes: "asesino, terroristas, los vamos a ir a buscar a estos asesinos".

A mitad del video se observa a monseñor Álvarez bajar del vehículo y se le acerca a uno de los policías con quien se nota que sostiene una convsersación.

Se desconoce por cuanto tiempo el el vehículo permaneció retenido por los uniformados, y no se ha precisado el lugar exacto de la carretera donde se vio estacionado el vehículo de monseñor Álvarez, pero se conoció más tarde, a través de un mensaje de monseñor Silvio Báez, que el obispo estaba bien.

"Lamento y condeno la agresión sufrida en la carretera por mi hermano, Monseñor Rolando Álvarez, Obispo de Matagalpa, esta tarde. Gracias a Dios está bien. Me solidarizo fraternalmente con él y con su misión profética y pido al Señor lo proteja y lo haga fuerte", expresó Monseñor Silvoi Báez en su cuenta de twitter.

Monseñor Rolando Álvarez es uno de los obispos más populares de la Conferencia Episcopal. Ha fungido como mediador en la mesa del diálogo nacional y se caracteriza por su cercanía con la feligresía católica.

Monseñor Rolando Álvarez se volvió viral en el contexto de las protestas por su famosa frase “respete la patria”, mensaje que dio a unos transportistas centroamericanos que le pedían que intercediera por ellos, para que los dejaran pasar en uno de los tranques de Nicaragua.

Álvarez  también se hizo famoso por unos videos compartidos en las redes sociales, en los que canta y danza junto a feligreses y miembros de la pastoral juvenil de Matagalpa.

Otro de los acontecimientos que llevó a Monseñor Rolando Álvarez a ganarse el cariño de los nicaragüenses ocurrió recientemente cuando se compartieron unas fotos en las que aparece limpiando la iglesia de Matagalpa.

En mayo y junio pasados, los obispos de Nicaragua denunciaron amenazas de muerte en su contra, las que también han sido dirigidas hacia sacerdotes que refugiaron a manifestantes antigubernamentales durante los ataques por parte de la Policía Nacional y fuerzas parapoliciales en diversos municipios del país.