•   Matagalpa, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

José Cruz Arceda García y Darling Antonio Dávila Espinoza han sido condenados a 20 años de prisión por el delito de violación agravada en perjuicio de dos mujeres ciegas, una de 35 años y otra de 12 años de edad, originarias del municipio de Matiguás, Matagalpa.

El hecho ocurrió el mes de marzo de este año, y en su momento también fueron acusados otros dos hombres por el mismo crimen, pero estos aún no han sido capturados.

El juez William Montalván Avendaño dictó la sentencia condenatoria tras analizar todos los elementos presentados por el Ministerio Público durante el juicio que incriminaban a los acusados.

Los reos saldrán en libertad hasta el 18 de marzo del año 2038, según la resolución condenatoria emitida por el juez especializado en violencia. Archivo/ END

El hecho delictivo ocurrió cuando los dos procesados, en  compañía de tres sujetos más que no han sido identificados, se presentaron a la vivienda donde habitaban las víctimas en la comarca de Liquia Abajo, municipio de Matiguás, ubicada en la finca de José Luis Villatoro.

Los criminales ya sabían que la mujer con su hija estaban solas en la vivienda porque los dos procesados trabajaban en la misma propiedad.

Los cinco delincuentes llegaron cerca de las nueve de la noche a la casa de sus víctimas, las que estaban solas con un niño de diez años, quien es uno de los testigos clave que reconoció a los delincuentes.

Cuando los hombres entraron a la vivienda, ambas víctimas estaban acostadas. Al irrumpir por la fuerza en la puerta, José Cruz sacó primero a la mujer de 35 años y la llevó a unos 43 metros de la casa donde la violó junto a otros dos desconocidos.

Los criminales ya sabían que la mujer con su hija estaban solas en la vivienda porque los dos procesados trabajaban en la misma propiedad. Archivo/ END

Mientras Darling Antonio, junto a otros desconocidos, fue quien sacó a la menor de 12 años para abusarla sexualmente.

Todos estos elementos fueron tomado en cuenta por el judicial para dictar la condena.

Aunque los reos no fueron presentados para escuchar la sentencia condenatoria que deberán cumplir por el delito cometido, estuvo presente la representante del Ministerio Público y una de las defensa de los dos condenados.

La decisión del juez, dijo estar acorde a lo establecido por la Declaración Universal de Derechos Humanos, la Conferencia Mundial de Derechos Humanos de Viena, la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer y la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia hacia la Mujer.

También el judicial basó su sentencia retomando lo que dicta la Constitución Política de Republica de Nicaragua, el Código Procesal Penal, Código Penal y la Ley 779, Ley integral contra la violencia hacia la mujer y su reforma, para aplicar la pena a los hoy condenados.