•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Al menos 14 personas fueron detenidas por la Policía Nacional en las últimas 72 horas en cuatro municipios del país, según denuncias de familiares presentadas ante organismos de derechos humanos, que atribuyen a razones políticas.

El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) calificó estas detenciones como ejemplos de la represión, a la que se enfrentan quienes expresan su descontento hacia el Gobierno.

 Alianza Cívica pide al Ejército apoyar salida pacífica

“El Cenidh denuncia que continúa la cacería de personas, las detenciones arbitrarias y masivas de la población, que se manifiesta por justicia y democracia en el país, tenemos registro de 14 personas detenidas en diferentes departamentos del país. Estos se suman a los 332 detenidos actualmente en el contexto de las protestas”, expresó Juan Carlos Arce, abogado de ese centro.

Según los registros del Cenidh, al menos, 348 personas han sido detenidas de manera arbitraria en el contexto de las protestas. Las últimas redadas se han ejecutado en Managua, Estelí, Masaya y Catarina, afirmó Arce.

El Cenidh detalló que en Managua fueron detenidos seis ciudadanos, entre ellos Stewart Espinoza, quien fue capturado en su vivienda.

En Masaya, se reportó el arresto de Gilberto Robelo Ortiz y en Catarina fueron apresados Jonathan y Carlos Lacayo, quienes junto a otras tres personas fueron detenidos en un operativo al mando del comisionado general Ramón Avellán. En Estelí, se denunció la captura de un ciudadano.

“Exigimos que a todas las personas detenidas se les respete su integridad física y sicológica, y que sean puestas en libertad. El Estado de Nicaragua debe dar cuenta de por qué los ha detenido y el paradero de estas personas”, enfatizó el abogado del Cenidh.

Intimidación

El director de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), Marcos Carmona, criticó las detenciones y calificó este tipo de acciones como una forma de intimidar a la población para que no exprese su inconformidad ante las políticas gubernamentales.

“La autoridades policiales, en vez de representar seguridad para la población en la calle, se reflejan como un verdugo, en alianza con los parapolicías, violentando el derecho a la protesta y a la vida. El comunicado (sobre el ataque a la marcha del domingo) se reduce a culpar a los organizadores de la marcha, al ataque al vehículo policial, de la camioneta que disparó, pero no hubo ni una palabra de los disparos ni del doctor herido”, señaló Carmona.

 Parapoliciales disparan a manifestantes

El doctor Braulio Abarca calificó de un mal precedente “la amenaza” dirigida por las autoridades, en su comunicado.

“El mensaje de la Policía en su comunicado es claro: ir contra los que organizaron la marcha del domingo, en este caso la Alianza Cívica, con lo cual buscan criminalizar las expresiones cívicas de la población”, advirtió.

Agregó que la misma nota incluso imputa cargos criminales a los organizadores de la marcha, calificándolos de “terroristas”.

“Son (señalamientos) incluso calumniosos, por atribuir un hecho delictivo sin una investigación, lo que demuestra mala fe en contra de los líderes que han convocado a estas actividades cívicas”, enfatizó Arce.

 Francia pide a Nicaragua que reconsidere la expulsión de una misión de la ONU

Este lunes, la Policía Nacional informó de la captura de una célula denominada “Los Garay” que operaba en el Distrito IV de Managua y, según la institución policial, “simulaban participar en protestas pacíficas, pero sus objetivo eran  asediar a la población”.

Los detenidos fueron identificados como Ricardo Saavedra Sedeño, de 31 años y líder de la organización; Ángel Martínez, de 23 años; Jeffrey Ortega, de 23; Axel González, de 18; y Richard Martínez, también de 18 años.

El comisionado mayor Sergio Gutiérrez, segundo jefe de la Policía de la capital, no detalló casos específicos atribuidos al grupo ni las circunstancias en que fueron capturados. Como pruebas ocupadas por los agentes policiales al grupo, presentó dos armas de fuego, un lanza morteros, tres bombas de mortero, un machete y una motocicleta.