•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La presidenta del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, la estadounidense Nikki Haley, colocó en agenda la situación de Nicaragua por primera vez en la historia de este organismo para ser discutida este miércoles, confiada en que reunirá los nueve votos de aprobación que se requieren para que esta reunión se realice.

“Es clave que el Consejo de Seguridad sea informado de la situación sobre el terreno, de cómo va el diálogo político y de lo que la OEA (Organización de Estados Americanos) está haciendo para ayudar”, explicó Haley en una conferencia de prensa.

 Ortega dice que adelanto de elecciones es absurdo

Estados Unidos decidió aprovechar su mes al frente del Consejo de Seguridad de la ONU para llevar ante ese órgano las crisis en Nicaragua y Venezuela, a pesar de la oposición de varios Estados miembros. Pese a la falta de consenso, Haley decidió convocar la reunión sobre Nicaragua para este miércoles y dijo que espera la presencia, entre otros, del secretario general de la OEA, Luis Almagro.

En principio, los países que se oponen a celebrar la reunión tienen derecho a pedir antes de su inicio un voto para impedirla, aunque por ahora no han adelantado si lo harán o no. Según medios estadounidenses, los países que se opusieron a la reunión del Consejo de Seguridad sobre Nicaragua fueron Bolivia, Rusia, China, Etiopía, Guinea Ecuatorial y Kuwait.

De acuerdo con el portal de noticias estadounidense McClatchy, la representante de Bolivia ante las Naciones Unidas, Sacha Llorenti, cuestionó el rol del Consejo de Seguridad de la ONU sobre los “asuntos soberanos” de Nicaragua, aduciendo que las reuniones de dicho consejo deberían restringir su trabajo a los “casos que amenazan la paz y la seguridad internacional”.

Asimismo, el embajador de Guinea Ecuatorial ante la ONU, Anatolius Ndong Mba, señaló: “aunque deploramos la situación interna en ese país latinoamericano y llamamos al Gobierno de Nicaragua a hacer lo mejor para encontrar una solución a este problema doméstico, nuestro gobierno es de la opinión que aún no es el momento para debatir esta situación en el Consejo de Seguridad”.

 ​​Crisis nica llega al Consejo de Seguridad de la ONU

Sin embargo, oficiales de la misión estadounidense aseguraron a la agencia estadounidense McClatchy estar confiados de que obtendrán esos nueve votos necesarios para que se discuta la crisis nicaragüense.

Haley recalcó la gravedad de la situación en Nicaragua, que hasta la fecha ha cobrado más de 300 muertes y 2,000 heridos, según la misma ONU, y defendió que el Consejo de Seguridad debe ocuparse del caso para evitar “otra Siria” u “otra Venezuela”.

“Si no creen que Nicaragua es una cuestión de paz y seguridad, les pido que hablen con los nicaragüenses”, declaró Nikki Haley, la embajadora estadounidense ante la ONU. “¿Cuánta gente tiene que morir para que se convierta en una cuestión de paz y seguridad?”, inquirió.

Varios países respaldaron la postura de EE. UU, entre ellos Perú y los miembros de la Unión Europea.

Primera reunión

“Las instancias máximas de Naciones Unidas, de las que depende tanto el orden político como el orden financiero, son las que están marcando la pauta” en relación al destino que tendrá la situación de Nicaragua, valoró el ex embajador de Nicaragua ante la Unión Europea, Róger Guevara Mena.

“Estamos frente a un aislamiento acelerado”, consideró el también ex embajador de Nicaragua en Venezuela, asegurando que “los dictámenes de la CIDH y de la Oacnudh certifican que hay una verdad jurídica y una verdad política ineludible”.

 ​​Alemania insta Gobierno de Ortega apoyar a expertos para esclarecer muertes

Guevara Mena destacó que de realizarse la reunión este miércoles, esta sería la primera en la historia del país que se lleva al mecanismo de más alto nivel político y jurídico del mundo. En el año 78, “lo máximo que hubo fue una reunión de consulta de cancilleres que decidió la salida de Somoza, pero eso fue en la OEA, nunca pasó a la ONU”, añadió.

De realizarse la reunión, McClatchy espera que también asista al Consejo de Seguridad el jefe de gabinete del secretario general de la OEA, Gonzalo Koncke, quien brindaría una actualización del trabajo de la OEA en Nicaragua.

De acuerdo con ese sitio estadounidense, dedicado a cubrir temas diplomáticos, un oficial de la misión estadounidense reveló que no esperan un reporte o acciones inmediatas producto de la reunión. “Lo importante, dijeron, es enviar un mensaje de que no está bien lo que ocurre en Nicaragua, al mismo tiempo que proveemos apoyo internacional para el trabajo de la OEA y otros que están tomando acciones para confrontar estos asuntos”, cita McClatchy.

Sanciones a futuro

Según Róger Guevara Mena, futuras reuniones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas podrían derivar en sanciones diplomáticas, económicas o militares.

 ​Ortega: “Ejército contribuye a la normalidad”

La resolución que se emita sobre Nicaragua podría implicar, según Guevara Mena, sanciones económicas para impedir la compra de productos nicaragüenses de países como Estados Unidos, la Unión Europea, Japón y Sudamérica; suspensión de relaciones diplomáticas o la expulsión de Nicaragua de la Organización de Estados Americanos; sanciones en el sistema financiero internacional de instituciones como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional; y hasta sanciones de orden militar, como el envío de fuerzas de intervención con carácter humanitario.

Guevara Mena comentó que el Gobierno nicaragüense “no tuvo el acierto de poder intervenir previo a eso (posibles sanciones), a pesar de que estuvo seriamente advertido de la importancia de (respetar) los derechos humanos”.