•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Policía Nacional presentó este martes a Carlos Humberto Silva, de 43 años, quien será procesado en los tribunales de Managua por los delitos de terrorismo, incendio y daños a la propiedad pública por participar en el derribo de dos “árboles de la vida” en la rotonda universitaria de Managua, en mayo pasado.

Silva también es señalado de ser “cabecilla de grupos terroristas” que participaron en tranques en sectores aledaños a la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua) mientras el recinto estuvo tomado por protestantes, entre mayo y julio de este año.

“El 11 de mayo del 2018, en la rotonda Rigoberto López Pérez, el terrorista Silva junto a otros delincuentes utilizando mecates, gasolina, fósforos y sierra circular eléctrica, incendiaron y destruyeron árboles de la vida”,  declaró a medios oficialistas el comisionado mayor Farle Roa, segundo jefe de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ).

Entre los objetos que supuestamente la Policía le ocupó a Silva están dos trozos de botellas de vidrio con gasolina y 12 bombillos del árbol metálico, dijo Roa. Esta es la primera acusación contra manifestantes por haber derribado las estructuras metálicas.

Junto a Silva fueron presentados José Luis Ortega y Bryan Steven Alemán, originarios de Masaya. A Ortega lo señalan de torturar, rociar con gasolina y amenazar con quemar vivos a dos policías en Masaya, a quienes presuntamente les habría robado sus pertenencias.

En el caso de Alemán, lo vinculan con la quema del plantel de la alcaldía de Masaya, ocurrida el 13 de junio, cuando, según la Policía, “secuestró y torturó a trabajadores del plantel amenazando con quemarlos vivos, ocasionándoles lesiones gravísimas; también incendiaron vehículos e instalaciones de la municipalidad”.