•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El representante de la federación de Rusia, Vasili Nebenzia, expuso ante el consejo de seguridad de Naciones Unidas que la política injerencista de Estados Unidos "atiza desde el exterior" la crisis en Nicaragua.

"El consejo de seguridad (de la ONU) es responsable de mantener la paz y la seguridad internacional, y la situación política interna de Nicaragua no corresponde a esta amenaza, se trata de un ejemplo edificante y triste de la injerencia de una potencia externa y destructora", indicó el representante ruso.

Al hacer uso de la palabra, Nebenziael dijo que la federación rusa se opone a que se examine en el consejo de seguridad el tema de la crisis de Nicaragua.

Además planatéo que tras el debate de hoy la polarización en Nicaragua solo va a fortalecerse, y aseguró que es difícil no pensar que los que iniciaron esta reunión desean esto precisamente.

Afirmó que en lugar de establecer relaciones en el marco del respeto mutuo, pareciera que Estados Unidos destina todas sus fuerzas a apuntar y socavar la economía nicaragüense para provocar un descontento popular y atizar la intolerancia para derrocar el poder.

"Tenemos la impresión de que el consejo de seguridad es como un juez de Nicaragua. Si creemos lo dicho por los iniciadores de esta reunión, quienes escuchan podrían tener la idea de que EE.UU. se preocupa por Nicaragua. Pero la política destructora de EE.UU. frente a Nicaragua no data de ayer. Su injerencia fue confirmada en 1986, con el escándalo Iran-Contras", expresó el diplomático de Rusia.

Vasili Nebenzia agregó que "no queremos que se implique a las organizaciones internacionales y regionales en dicho proceso. La situación se debe resolver por diálogo pacífico, sin presiones externas del exterior. Repito, la cuestión de Nicaragua no tiene su lugar en el orden del día de este consejo".

"¿Qué mensaje puede enviar el consejo de seguridad si las divisiones sobre esto estallan a la luz de todos?", preguntó Nebenzia a los presentes de la sesión el representante de Rusia.

En cuanto a la situación de los derechos humanos, expresó que la diplomacia preventiva ha sido reemplazada por la injerencia en los asuntos nacionales de los estados soberanos y es una práctica que desacredita el concepto mismo de esta práctica.

"La realidad nos da ejemplos crecientes de que el concepto de violación a los derechos humanos, como indicador de un conflicto es más bien como una hipocresía. Y Lo que más bien se genera es todo lo contrario, los conflictos se atizan desde el extranjero y esos son la causa misma de las violaciones de los derechos humanos. Así que no injeramos en los procesos nacionales de los estados soberanos, ya que ustedes mismos piden a todos que procedamos así", manifestó Nebenzia.

El delegado de Rusia ante la ONU finalizó haciendo un llamado a Washington, "a que deje de usar tendencias colonialistas e imponerse en Nicaragua. Si EE.UU de verdad está preocupado por la situación de los ciudadanos de Nicaragua, lo más lógico sería levantar las medidas económicas impuestas por móviles políticos", expresó.