•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Familiares de Carlos Humberto Silva, a quien la Policía atribuye el delito de “terrorismo” por supuestamente haber participado en la destrucción de un árbol metálico en Managua, denunciaron que sufren acoso de policías y parapolicías, quienes fotografiaron a las dos hijas adolescentes del detenido y las intimidaron dentro de su casa de habitación.

María Auxiliadora Rodríguez, madre de Silva Rodríguez, relató que el pasado 26 de agosto las jovencitas se encontraban solas en su vivienda y los policías y encapuchados armados irrumpieron en el lugar sin ninguna orden de allanamiento.

“Hablaron por sus radios diciendo que no habían encontrada nada, pero luego se pusieron a tomarle fotos a las niñas, diciendo que las chavalas estaban bonitas”, denunció la señora que interpreta el acto como una “cruda amenaza”. 

Elisa Silva Rodríguez, hermana del detenido, dijo que las autoridades pretenden manipular unas fotografías en las que este aparece encima de un árbol de la vida derribado para decir que él lo derribó.

El doctor Pablo Cuevas, abogado de (CPDH), dijo que están trabajando por la libertad de Silva Rodríguez, agotando todos los medios legales de lo que disponen las leyes de Nicaragua.

“Elaboramos el escrito del Recurso de Exhibición personal, se los nombró juez ejecutor y este fue ante las autoridades de la Dirección de Auxilio Judicial, pero aquí no se acató el mandamiento de la Sala del Tribunal de Apelaciones, actuando contra ley expresa y cometiendo un delito”, dijo Cuevas.

Carlos Humberto Silva fue capturado por civiles armados el pasado 25 de agosto, luego de un partido de basquetbol en el parque Luis Alfonso Velásquez.  11 días después de su detención ilegal, el Ministerio Público pretende acusarlo de terrorismo, incendio y daños a la propiedad pública.