•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Violeta Urcuyo Vanegas, mamá del joven Salvador Apolonio Vega Urcuyo, denunció ayer ante el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), la detención de su hijo en el puesto de trabajo, la noche del  domingo pasado.

Urcuyo narró que al presentarse al día siguiente a la delegación policial, le informaron que podría verlo una vez que te concluyera la formación matutina de la oficialía.

“Me tuvieron ahí largo rato, luego me dijeron que lo habían trasladado hacia Masaya, mi esposo y yo  nos movimos a esa ciudad, ahí me hicieron la misma burla, diciéndome que no estaba ahí, pero a eso de las once nos enteramos que lo habían trasladado a El Chipote, en Managua”, relató Urcuyo.

Urcuyo Vanegas comentó que su hijo participó en el plantón del propio 18 de abril para solidarizarse con su papá que es jubilado, pero que desde esa fecha no había vuelto a ser parte de marchas contra el Gobierno.