•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Un adolescente de 14 años denunció torturas por parte de las autoridades policiales luego que fue detenido, junto a un amigo, en la puerta de su casa la noche del pasado 5 de agosto.

Según la denuncia interpuesta por el adolescente ante la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), a él y su amigo los detuvieron ocho agentes policiales quienes se movilizaban en una camioneta, posteriormente los lanzaron boca abajo en la tina del vehículo y los golpearon en las piernas con la tonfa, (el bastón policial conocido popularmente como amansa bolo).

 Lea: Periodista de 100% Noticias denuncia amenazas de muerte

Posteriormente fueron llevados a la estación policial del Distrito 2, donde los interrogaron y lanzaron baldes con agua helada.

Según el denunciante, agentes policiales lo detuvieron junto a un amigo en la puerta de su propia casa. Foto: Nayira Valenzuela/END

Según la denuncia, luego fueron trasladados a una vivienda de parapolicías con carteles de policías fallecidos y después a la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ), mejor conocido como “El Chipote”, donde continuaron golpeándolos en varias partes del cuerpo, incluso en los testículos.

 De interés: Denuncian a policías por marcar siglas del FSLN a menor

El denunciante señaló que le dijo en varias ocasiones a los agentes policiales que él tiene 14 años, no obstante, los golpes aumentaron.

Según el denunciante, agentes policiales lo detuvieron junto a un amigo en la puerta de su propia casa. Foto: Oscar Sánchez/END

Según el relato del menor, días después fue liberado, pero a su amigo  Pedro José González López, de 18 años, quedó detenido.

 Además: CPDH recibe denuncias de familiares de acusados por terrorismo

Hace menos de un mes, otro adolescente, también de 14 años, denunció ante CPDH, que oficiales de la Dirección de Operaciones Especiales de la Policía (DOEP), le apuntaron con un arma y con una jeringa le marcaron las iniciales del partido Frente Sandinista en el brazo, cuando se dirigía a un colegio en la colonia Centroamérica, en Managua.

La marca con las siglas FSLN se la hicieron rayándole la piel con la punta de la aguja y luego le rociaron limón y vinagre.