•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Con apenas 14 años de edad, un jovencito conoció las cárceles de El Chipote, hasta donde la Policía lo llevó junto a Pedro González López, de 18 años, y según su relato, sufrió torturas y amenazas.

Ambos fueron capturados a eso de las 9 de la mañana del 5 de agosto en la puerta de su casa en Managua, no en la madrugada por la zona del barrio Bóer, como dijo la Policía, según el relato del adolescente de iniciales BJS, quien presentó la denuncia ante la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH).

El denunciante aseguró que fueron capturados por agentes que se desplazaban a bordo de una camioneta.

El adolescente de 14 años muestra las señas de tortura que, según su denuncia, le hicieron agentes policiales.

“Me dieron con el ‘amansabolos’ y me lanzaron de boca al piso de la camioneta”, dijo el jovencito, agregando que de El Chipote los trasladaron a la delegación policial del Distrito II, y luego a una casa sandinista.

El adolescente relató que sus captores les lanzaban baldes de agua helada, los golpeaban en los genitales y en otras partes del cuerpo. Además, con una pistola de electricidad les aplicaban choques eléctricos, los amenazaban y les preguntaban por qué andaban en las protestas. También los acusaban de terroristas.

Agregó que sus captores, algunas veces les decían que serían enjuiciados y en otras ocasiones que terminarían muertos y sus cuerpos serían lanzados en la Cuesta El Plomo.

El adolescente mostró las señas que le dejaron los golpes que le propinaron en las manos, las piernas y la espalda. Fue liberado al día siguiente de su captura y dijo que es cierto que han participado en marchas, pero no son terroristas.

Antonia Cáliz López, madre del joven Pedro José González López, dijo que su hijo sigue preso y lo acusan de tenencia ilegal de armas y terrorismo, entre otros delitos.

El asesor legal de la CPDH, Pablo Cuevas, prometió que “con nuestro equipo legal vamos a defender a López ante las arbitrariedades de las autoridades, que están al margen de la ley”.

Un desaparecido

Cuevas informó que también conoce el caso de abuso policial en el habitante de La Concepción, Dolman Hernández, quien fue apresado, pero ahora lo dan por desaparecido.

Los padres denunciaron que su hijo se dedicaba a la venta de cascos y cerca de Metrocentro fue capturado, y ahora lo señalan de ser tranquero en Nindirí y de haberse robado dos motos.

A partir de entonces, los padres del joven Hollman Hernández y Ana María López, además de su esposa Estrella Gutiérrez (con seis meses de embarazo), han pasado por todo un “boleo” sobre el lugar donde tienen recluido a Dolman desde el 16 de agosto, cuando fue capturado por la Policía, que primero lo ubicó en Managua, luego en Masaya y finalmente nadie da cuenta de dónde se encuentra.