•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Aunque el Gobierno intentó crear un ambiente de normalidad exigiendo que no se detuvieran las clases en los colegios públicos, haciendo llegar a los trabajadores de instituciones gubernamentales a trabajar y desplegando policías por toda Managua, el paro nacional hizo que la mayor parte de negocios cerraran sus puertas este viernes y las calles lucieron con poco tráfico vehicular. 

Este fue el tercer paro nacional realizado desde el estallido de las protestas antigubernamentales el 18 de abril.

El objetivo de este paro fue demandar la liberación de los presos políticos, en especial del líder estudiantil Edwin Carcache y el dirigente campesino Medardo Mairena.

Los centros comerciales, supermercados, gasolineras y otras tiendas paralizaron la atención al público en Managua y las principales ciudades del interior del país, según reportes periodísticos.

Tiendas cerradas en el mercado Oriental. Óscar Sánchez\END

El primer paro nacional se realizó el 14 de junio, el segundo el 13 de julio. Este viernes Managua amaneció paralizada casi en su totalidad. A las 8 de la mañana, hora pico del tráfico vehicular, las calles daban la impresión de estar en un día domingo.

Por la mañana y parte de la tarde los buses urbanos circularon normalmente por la ciudad, pero con pocos pasajeros. Igual ocurrió con los taxis, que circularon con relativa normalidad en el día, algunos sin pasajeros. Conductores consultados aseguraron que dejarían de trabajar temprano, por la escasez de clientes.

En la zona de Plaza España, donde hay una buena cantidad de negocios, prevalecía la desolación. Lo mismo se observaba alrededor de las rotondas Rubén Darío, Centroamérica, Jean Paul Genie y Bello Horizonte.

Los comerciantes de León se sumaron al paro convocado por la Alianza Cívica.  José Luis González\END

En las paradas de buses también se notó la poca presencia de personas. En la estación de buses interurbanos de la Universidad Centroamericana (UCA), donde todas las mañanas se congregan miles de personas, ayer había pocas. Solo las gasolineras del Estado estaban brindando servicio.

Despliegue de policías

En las primeras horas de la mañana fue notorio el despliegue de policías y fuerzas antimotines por toda la capital. En la rotonda Rubén Darío, durante la mañana se observó una gran cantidad de agentes.

También en la gasolinera cercana al Cementerio Oriental había varios policías fuertemente armados, igual en la carretera Norte. Los agentes de tránsito permanecieron dando vía y deteniendo a motorizados en algunos semáforos. 

Los estudiantes de algunos colegios públicos regresaron a sus casas por la falta de asistencia de los compañeros, mientras los centros educativos privados suspendieron las clases, igual que algunos kínder y academias.

Negocios en mercados abrieron de forma parcial

Los principales mercados de Managua abrieron parcialmente. Una parte de los vendedores de los mercados Roberto Huembes, Oriental, Periférico e Israel Lewites, asistieron a sus locales comerciales, pero la mayoría cerró al mediodía por la poca afluencia de compradores.

Las tiendas de ropa, ferreterías y otras que se ubican en el mercado Oriental en la llamada Zona Cero, no abrieron en su totalidad. Las tiendas de la calle principal de la Azucarera cerraron sus negocios a mediodía.

Las ventas de perecederos y abarrotes son las que registraron mayor movimiento durante la jornada de ayer. “Esto es lo que no se deja de vender (verduras), las personas es lo primero que garantizan, más en los días así”, comentó Sandra Hernández, vendedora de perecederos del sector de Gancho de Caminos.

“Algunos vendedores no vinieron hoy (ayer) porque ellos apoyan el paro nacional, y yo también lo respaldo, pero vine por la misma necesidad y las deudas que tengo que pagar”, manifestó Kathy Mejía, propietaria de un tramo en el sector de abarrotes del mercadito Virgen de Candelaria.