•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Jonathan y Carlos Lacayo; Pedro José y José Ramón Carballo; Cristian y Santiago Fajardo; Olesia y Tania Muñoz; Esteban, Luis Miguel y Jean Carlos Esteban Lasage. Son los hermanos y hermanas entre las 360 personas que las organizaciones de derechos humanos reportan presos por razones políticas.

 Marchas bajo asedio y violencia

Todos tienen en común haberse manifestado contra el Gobierno durante las protestas en Nicaragua, haber sido apresados en ese contexto y estar siendo judicializados por delitos que incluyen terrorismo o crimen organizado.

Managua: Jonathan y Carlos Lacayo

Jonathan, de 23 años, y Carlos Lacayo, de 30, solían ir a las manifestaciones de forma pacífica. El pasado domingo asistieron a la “Marcha de las banderas” en la capital y regresaron a su casa en la Colonia 10 de Junio.

Por la tarde, tres patrullas policiales llegaron a la vivienda de los jóvenes, llevaron perros, detectores de metales, rebatieron la casa en busca de armas. “Eso fue horrible, estoy indignada por lo que está haciendo este Gobierno”, dice Carolina Lacayo, su mamá. 

La policía apresó a los dos muchachos y, además, a su hermana menor, Valeria Carolina, de 20 años. Las únicas evidencias que encontraron fueron las mochilas en que los jóvenes llevaban banderas de Nicaragua. Ambos hermanos son vendedores y estudiantes, Jonathan estudia para terminar la secundaria y Carlos estudia Administración de Empresas. Valeria también es universitaria.

 Brenes: Diálogo debe ser entre partes en conflicto

Cuatro días después de ser capturados, la policía presentó a Jonathan y Carlos como parte de un grupo “terrorista” que cometía delitos de robo agravado, portación ilegal de armas y municiones, tentativa de homicidio, lesiones gravísimas e incendio a una patrulla policial. Junto a los hermanos se presentaron a otras dos personas, incluido el líder estudiantil Edwin Carcache. A Valeria Carolina no la vincularon con ningún delito y fue dejada en libertad el pasado viernes 7  de agosto. 

Catarina: Pedro José y José Ramón Carballo Ruiz

Pedro José Carballo Ruiz, de 52 años, y su hermano José Ramón Carballo Ruiz, ambos de Catarina, fueron detenidos ilegalmente por civiles armados y agentes policiales que ingresaron a su vivienda. Los capturaron sin órdenes de detención, denunció el pasado 4 de septiembre la hija de Pedro y sobrina de José, Lisette Carballo. 

A los hermanos Carballo los abrían apresados porque los señalaron por colocar globos azul y blanco y pintas en las calles de Catarina, denunció su familia. Lo último que se supo de ellos es que se encontraban detenidos en las celdas de Auxilio Judicial o El Chipote.

Jinotepe: Luis Miguel, Jean Carlos y Harvin Roberto Esteban Lesage

Los hermanos Esteban Lesage, Luis Miguel, de 28 años, Jean Carlos, de 25 años, y Harvin Roberto, de 19 años, asistían a las protestas antigubernamentales de Jinotepe y tocaban allí su música. Fueron apresados el 11 de julio en su casa, por policías que realizaron una cacería en Jinotepe tras el desmantelamiento de los tranques en esa ciudad.

Según la madre de los tres jóvenes, Juana Lesage, sus hijos actualmente se encuentran detenidos en el Sistema Penitenciario de Tipitapa, aunque primero estuvieron detenidos en las cárceles de Jinotepe y posteriormente en El Chipote. La Fiscalía los acusa de terrorismo, crimen organizado, secuestro simple y lesiones graves en perjuicio de una persona agredida presuntamente en un tranque. 

Monimbó: Cristian y Santiago Fajardo

Cristian Fajardo, de 37 años, y su hermano Santiago, de 27, eran líderes de las manifestaciones contra el Gobierno que se desarrollaron en Masaya desde el mes de abril. Cristian incluso presidió una organización denominada Resistencia Cívica de Masaya que proclamó a esa ciudad como territorio liberado e instituyó una junta de gobierno local para solventar las necesidades de la población.

 Padre Román denuncia agresión de Avellán

Sin embargo, en julio policías y parapoliciales desmontaran los tranques de esa ciudad y desataron una cacería para apresar a quienes hubieran participado de cualquier forma de manifestación. Cristian Fajardo y su esposa María Adilia Peralta fueron detenidos el 22 de julio, mientras se enrumbaban hacia Costa Rica, y en las mismas circunstancias fue detenido Santiago Fajardo junto a su esposa Roberta Montenegro, el 22 de agosto.

Cristian y María Adilia son acusados por la Fiscalía de financiamiento al terrorismo, crimen organizado y entorpecimiento de servicio en contra del Estado de Nicaragua y la sociedad nicaragüense. A Santiago, cuya esposa fue liberada días después de la detención, la Policía lo presentó como cabecilla de un grupo “terrorista” que cometía crimen organizado y que ejecutó actos criminales contra la población de Masaya y contra las instituciones públicas y privadas de esa ciudad.

Niquinohomo: Olesia y Tania Muñoz

Mientras los manifestantes sostenían tranques en Niquinohomo, Olesia Muñoz, de 46 años, y su hermana Tania Muñoz, de 43, llevaban café y pan a los protestantes. Olesia, además, es cantante soprano de la Iglesia Santa Ana de Niquinohomo.

La policía y paramilitares las capturaron el 31 de julio. La Fiscalía vincula a Olesia con la organización de los tranques en Niquinohomo, crimen organizado, robo con violencia y con haber amenazado de muerte a Enma Macanche Morales, cuando presuntamente llegó a un tranque ubicado frente a la casa de la supuesta víctima.

A Tania la acusan de amenazas contra la misma supuesta víctima. Actualmente ambas se encuentran apresadas en el Sistema Penitenciario de Mujeres La Esperanza. El juez a cargo del proceso estableció como fecha probable de juicio el próximo 5 de noviembre.