•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Al menos 26 ciudadanos fueron detenidos por policías y civiles armados entre la noche del sábado y la tarde del domingo en cuatro municipios del país, confirmó ayer el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, que registra, al menos, 360 personas encarceladas en el país por manifestarse en rechazo al Gobierno.

El sábado el Cenidh documentó seis detenciones en Managua y siete en Condega. Mientras que el domingo este organismo recibió la denuncia de siete capturas durante la marcha en San Miguel, en Estelí; y de otras seis en León, para un total de 26 detenidos en las últimas horas.

Redada nocturna

En Managua, habitantes de la Colonia Primero de Mayo denunciaron redadas contra manifestantes en la noche del sábado, confirmó el Cenidh.

Un habitante del lugar relató, bajo condición de anonimato, que camionetas con civiles armados y patrullas policiales entraron en la colonia a eso de las 9:30 p.m. El testigo aseguró que durante la redada se escucharon disparos, pero no logró ver a cuántas personas capturaron.

“Vimos las camionetas y mejor nos metimos a nuestra casas, porque esa gente anda que te quieren llevar si los quedás viendo. Ya esto no se aguanta. Como muchos participaron en las protestas cuando estaba tomada la Universidad Politécnica (Upoli), entonces,
andan de cacería todo el tiempo. Eso no solo es de ayer, todo el tiempo se mantienen (policías y civiles armados) rondando y a veces hasta buscan a la gente con una lista”, afirmó la fuente.

Braulio Abarca del Cenidh y el abogado Pablo Cuevas de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), coinciden en que la Policía Nacional continúa apresando personas sin contar con una orden de captura que, además, es avalado por el Ministerio Público y  la autoridad judicial, “en un sistema judicial que está colapsado por su falta de independencia e irrespeto a la Constitución Política de Nicaragua y al Código Procesal Penal con sus leyes, normas y procedimientos”.

Los delitos concurrentes en las acusaciones son terrorismo, crimen organizado, tenencia ilegal de armas, financiamiento del terrorismo y entorpecimiento de servicios públicos, este último aplicado a quienes apoyaron o lideraron tranques y bloqueos de calles.

Etner Sequeira Velásquez, acusado de destruir árboles metálicos. Archivo/END

El doctor Julio Montenegro, de la CPDH, recordó que por ley toda detención debe ser aprobada por un juez, a través de una orden, a no ser que el retenido sea encontrado en flagrante delito. Si esto ocurriera, la Policía tiene 12 horas para presentar la orden o onvalidación. Algo que debe ser “razonado y justificado”, apuntó.

153 encarcelados sin acusaciones en contra

De las 340 personas que hasta la semana pasada permanecían encarceladas por razones políticas, solo 187 enfrentan procesos judiciales. Las restantes 153 permanecen en prisión sin que las autoridades hayan presentado cargos en su contra, denuncian organismos de derechos humanos, teniendo como referencia los casos documentados, pese a la falta de información oficial.

Para el abogado Braulio Abarca, del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), estas 153 personas que no fueron liberadas al cumplirse las 48 horas de detención y contra quienes no existen acusaciones están privadas de libertad “ilegalmente”; el 33.9% en las cárceles de El Chipote y el 66.1% en La Modelo de Tipitapa.

Organismos defensores de los derechos humanos denuncian detenciones arbitrarias. Archivo/END

“Hay una persecución constante contra la población que ha participado en las protestas o apoyado a los que estuvieron en los tranques, criminalizando la protestas, porque lo consideran un desafío al Gobierno”, comentó Abarca, quien señalan que la población continúa en las calles porque no se ve una salida democrática a la situación.

Según los registros del Cenidh, el 80% de los detenidos participaron en manifestaciones antigubernamentales y fueron apresados en sus viviendas o en la calle.