•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Edwin Carcache Bello, padre del dirigente del Movimiento Estudiantil 19 de abril, Edwin Carcache Dávila, pidió a las autoridades policiales que le permitan ver a su hijo, detenido el pasado martes y presentado el jueves como cabecilla terrorista ante medios de comunicación oficialistas.

"Han pasado siete días desde que lo capturaron y no hemos podido verlo hasta ahora, yo quiero ver a mi hijo", demandó Carcache Bello.

Durante una visita de Carcache Bello a las oficinas de la Comisón Permanente de los Derechos Humanos, CPDH, denunció que teme que su hijo esté siendo sometido a torturas en las celdas de la Dirección de Auxilio Judicial, conocida como El Chipote."Lo tienen aislado, en camisola y calzoncillo, y de vez en cuando por las noches le tiran baldes de agua fría, lo están presionando psicológicamente, y una fuente de El Chipote nos dijo que este fin de semana lo empezaron a torturar", expresó Carcache Bello.

Por su parte Pablo Cuevas, asesor legal de la CPDH, dijo que en el caso de Carcache Dávila se ha cometido una "sistemática violación al debido proceso, debido a que el joven ha permanecido detenido sin que hasta ahora exista contra él una causa judicial abierta".

"Las leyes civiles establecen que si una persona es detenida, las autoridades tienen 48 horas para presentar una acusación formal ante un juez. Si eso no ocurre, la persona debe ser puesta en libertad", dijo Cuevas.

Carcache Dávila fue detenido el pasado martes junto a otros cinco jóvenes miembros de la Coalición Universitaria que formaba parte en el diálogo nacional para buscar una salida a la crisis en Nicaragua.La Policía Nacional liberó la noche del pasado martes a Judith Belén Mairena, Iskra Malespín, Grecia Ramírez y Ariana Moraga y al día siguiente liberó a Alejandro Centeno, dejando detenido solamente a Carcache Dávila.

Valeska Valle, quien integra la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, dijo que el día de la captura los jóvenes habían salido de una casa de seguridad y se dirigían a una reunión.

Tras el arresto, el Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (Meseni) demandó al Estado de Nicaragua que brinde información sobre el arresto.

Iskra Malespín y Judith Mairena recibieron el 25 de mayo el beneficio de medidas cautelares, otorgadas por la Comisión Interaemericana de Derechos Humanos (CIDH), con las cuales el Estado de Nicaragua estaría obligado a protegerlos.