•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La crisis sociopolítica de Nicaragua será abordada nuevamente el miércoles a las 2:30 de la tarde (hora de la costa este de EE.UU), en una sesión extra ordinaria del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos, OEA, en Washington, según anunció la oficina de la presidencia de este organismo.

La presidenta del Consejo Permanente de la OEA, Embajadora Rita María Hernández Bolaños, Representante Permanente de Costa Rica, informó que esta sesión se hará por solicitud de la Misión Permanente de Canadá, en nombre del Grupo de Trabajo del Consejo Permanente para Nicaragua.

"La Presidencia ha convocado una sesión extraordinaria del Consejo para el miércoles 12 de septiembre de 2018, a las 2:30 p.m., en el Salón Simón Bolívar con el objeto de considerar la situación en Nicaragua, de acuerdo con el orden del día adjunto", señala la invitación girada a las representaciones de los estados miembros.En base a la orden del día de dicha sesión, se prevé que a los delegados de los estados miembros de la OEA se les presente un nuevo proyecto de resolución dirigida al estado de Nicaragua.

Hasta ahora, el gobierno de Nicaragua ha negado el ingreso al país al Grupo de Trabajo de la OEA, que fue creado con la misión de coadyuvar en la crisis sociopolítica que se vive en los últimos cinco meses.Hasta ahora, el gobierno de Nicaragua ha negado el ingreso al país al Grupo de Trabajo de la OEA, que fue creado con la misión de coadyuvar en la crisis sociopolítica que se vive en los últimos cinco meses. Archivo/ ENDLas manifestaciones contra Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, comenzaron el 18 de abril pasado por unas fallidas reformas de la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia del mandatario, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción.

La oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) ha responsabilizado al Gobierno de Nicaragua de un uso desproporcionado e injustificado de la fuerza, lo cual ha dejado más de 300 muertos, según recuento de diversos organismos, aunque oficialmente el presidnete Daniel Ortega solo reconoce 198 fallecidos.