•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) votará este miércoles una segunda resolución sobre Nicaragua, tras un mes de creado el Grupo de Trabajo para coadyuvar al proceso de diálogo nacional, y luego de que el presidente Daniel Ortega afirmara que no retomará la negociación con la opositora Alianza Cívica.

La sesión está programada para este miércoles a las 12:30 p.m., hora de Nicaragua, por solicitud de la Misión Permanente de Canadá, cuya representante, Jennifer May Loten, preside el Grupo de Trabajo para Nicaragua.

El proyecto de resolución que se discutiría aún no está disponible al público, pero la misión canadiense indicó a la presidencia del Consejo Permanente que enviaría el proyecto este lunes a nivel interno “para su distribución entre los Estados miembros”.

Para ser aprobado, el documento debe contar con 18 votos a favor, de un total de 35 Estados miembros. Antes, este mismo Consejo emitió una resolución, con 21 votos a favor, que exigía al gobierno de Daniel Ortega desmantelar los grupos armados irregulares que han reprimido a la población y que repudiaba los ataques hacia manifestantes pacíficos. Asimismo, en otra sesión extraordinaria, con 20 votos a favor, respaldó la creación de la comisión especial encargada de darle seguimiento a la situación y coadyuvar al proceso de diálogo nacional en Nicaragua.

Además de Canadá, la comisión creada el pasado 2 de agosto está conformada por las misiones permanentes de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Guyana, Ecuador, Panamá, Estados Unidos, Perú, Costa Rica y México.

La de este miércoles sería la sexta sesión que celebraría el Consejo Permanente de la OEA para abordar la crisis de Nicaragua, que inició en abril pasado y ha cobrado la vida de más de 322 personas, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Rechazo

Aunque el Gobierno de Nicaragua rechazó la formación del Grupo de Trabajo de la OEA, y el presidente Ortega aseguró que no recibiría a esta comisión en el país, esta se ha mantenido trabajando en la búsqueda de soluciones para resolver la crisis de Nicaragua.

La semana pasada, el embajador de Estados Unidos ante la OEA, Carlos Trujillo, aseguró a la AFP que se reunirían con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y otros grupos bancarios internacionales para asegurarse de que el dinero aprobado para proyectos en el país no se destine a reprimir opositores al Gobierno.

Antes, el grupo había anunciado que se reuniría con “actores relevantes” nacionales, locales e internacionales para obtener información y encontrar la forma de ayudar en el diálogo de Nicaragua.

También, el pasado miércoles, en una reunión informativa que sostuvo el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, la mayoría de los 15 países apostaron por que la situación en Nicaragua se debe resolver a través del diálogo y exhortaron al Gobierno nicaragüense a que aproveche las herramientas que le ha facilitado la OEA para dichos propósitos.

Sin embargo, Ortega aseguró en entrevistas a la televisión alemana y francesa, que el diálogo entre diversos sectores que estaba siendo mediado por los obispos no funcionó, y que ahora está siendo realizado desde “las bases”, es decir, en los barrios y comunidades y no entre los tomadores de decisiones.

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, expuso el sábado pasado que los organismos internacionales no pueden permitir que Nicaragua siga el camino de Venezuela.