•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Ministerio Público respalda en el testimonio de seis testigos, todos ellos policías, la acusación contra el líder estudiantil Edwin Carcache Dávila, según indica el escrito acusatorio presentado durante la audiencia preliminar celebrada a puerta cerrada.

Entre los seis agentes policiales ofrecidos como testigos figura un policía denominado “código uno”, quien es identificado por la Fiscalía como un agente encubierto que se infiltró entre los manifestantes, según indica la oferta probatoria del Ministerio Público.

Entre los otros agentes policiales ofrecidos por el Ministerio Público como testigos están los agentes policiales Melvin Romero Moraga y Cristian Amador Murillo, a quien los manifestantes supuestamente habrían despojado de un escudo utilizado por policías antidisturbios y una pistola calibre nueve milímetros.Terrorismo, entorpecimiento de servicios públicos, robo agravado y facilitación de evasión (fuga de reo), son los delitos que la Fiscalía le imputa al líder estudiantil Edwin Carcache Dávila, a quien este martes el juez Henry Morales Olivares le dictó prisión preventiva.

La acusación de la Fiscalía presentada en el Juzgado Sexto Distrito Penal de Audiencia de la capital, también va dirigida contra Jefferson Padilla Rivera, Oscar Rosales Sánchez y los hermanos Carlos y Jonathan Lacayo.

En  lo que refiere a Jefferson Padilla Rivera, la Fiscalía también le atribuye el ilícito de portación ilegal de armas porque presuntamente en su poder le fueron encontrados un lanzamortero de fabricación artesanal y una granada detonada.

La audiencia inicial para Edwin Carcache y los otros cuatro acusados fue programada para el próximo 5 de octubre por el juez IV Distrito Penal de Audiencia de la capital.

En la acusación la Fiscalía asegura que Edwin Carcache es quien organizó el levantamiento de tranques antigubernamentales en Managua, Ticuantepe y Tipitapa, durante los meses de abril, mayo y junio.

“Edwin Carcache es quien organizó  los tranques que se levantaron en Villa Progreso, sector del Mercado Iván Montenegro, barrio Georgino Andrades, Universidad Nacional Agraria, UNA, Ticuantepe y Tipitapa.”, según el escrito acusatorio.

En el mismo documento se responsabiliza a Carcache Dávila por la quema de una patrulla en la carretera Managua-Masaya el domingo 2 de septiembre y que facilitó la fuga del reo Delman Hernández Ortiz.

La quema de este vehículo policial ocurrió después que parapolicías dispararon contra los marchistas hiriendo de bala al doctor Carlos Fletes, un médico que participaba de la marcha de las banderas, convocada para demandar la libertad de los reos políticos.La acusación de la Fiscalía presentada en el Juzgado Sexto Distrito Penal de Audiencia de la capital, también va dirigida contra Jefferson Padilla Rivera, Oscar Rosales Sánchez y los hermanos Carlos y Jonathan Lacayo.En la acusación del Ministerio Público se indica que la Policía le ocupó a Edwin Carcache únicamente tres agendas con apuntes personales, un libro de derecho público y otro sobre los derechos  y deberes de los privados de libertad en Nicaragua.

En el caso de los hermanos Carlos y Jonathan Lacayo, la Fiscalía asegura que le fue encontrado un escudo de policías antidisturbios que presuntamente escondían en su casa en Villa Fraternidad, en Managua.

El abogado Julio Montenegro de la Comisión Permanente de Derechos Humanos, CPDH y Edwin Carcache Bello, padre del dirigente estudiantil, revelaron que el joven luce afectado de manera física y mental; por eso el abogado pidió que lo valore un psicólogo forense.

Previo a la audiencia preliminar a Edwin Carcache se le escuchó decir varias veces la frase “capitán, capitán”, según reveló el abogado de la Comisión Permanente de Derechos Humanos, CPDH, Julio Montenegro quien ejercer la defensa del líder estudiantil.

“A Edwin Carcache y los otros jóvenes los miré muy afectados física y emocionalmente”, aseguró  el abogado Montenegro, agregando que en algunos momentos Carcache se miró ansioso y sin poder evitar las lágrimas.

A Edwin Carcache (padre) a quien el juez Henry Morales le permitió ver a su hijo por unos minutos se le miró secarse las lágrimas al salir del Complejo Judicial Central Managua y cuando se le preguntó que había hablado con su hijo, él se limitó a responder: “dice que está bien”.

Edwin Carcache Dávila y cuatro jóvenes fueron acusados una semana después de haber sido capturados.