•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Terrorismo, entorpecimiento de servicios públicos, robo agravado y facilitación de evasión (fuga de reo), son los delitos que la Fiscalía le imputa al líder estudiantil Edwin Carcache Dávila, a quien este martes el juez Henry Morales Olivares le dictó prisión preventiva.

Pese a ser señalado de terrorista, la misma acusación detalla que al momento de la detención la policía únicamente le ocupó a Carcache tres agendas personales, un libro de derecho público y otro sobre los derechos y deberes de los privados de libertad en Nicaragua.

Durante la audiencia preliminar realizada a puertas cerradas este martes en el Juzgado Sexto Distrito Penal de Audiencia de Managua, la Fiscalía sostuvo que Edwin Carcache organizó el levantamiento de tranques en Managua, Ticuantepe y Tipitapa entre abril y junio.

Edwin Carcache y cuatro jóvenes fueron acusados una semana después de haber sido capturados.  Orlando Valenzuela\END

“Edwin Carcache es quien organizó los tranques que se levantaron en Villa Progreso, sector del mercado Iván Montenegro, barrio Georgino Andrade, la Universidad Nacional Agraria, Ticuantepe y Tipitapa”, detalla el documento al que accedió El Nuevo Diario.

La acusación también le atribuye al joven la quema de una patrulla en la carretera  Masaya, el domingo 2 de septiembre durante la Marcha de las banderas, que fue atacada por encapuchados armados que portaban banderas del Frente Sandinista. 

La quema de la patrulla, según la Fiscalía, facilitó la fuga del reo Delman Hernández Ortiz, por lo que también le acusan.

Encubiertos en marchas

El Ministerio Público respaldó su acusación con el testimonio de seis testigos, todos policías.

Entre los seis agentes policiales ofrecidos como testigos figura uno denominado “Código Uno”, quien es un agente encubierto que, según la Fiscalía, se infiltró entre los manifestantes autoconvocados que el 2 de septiembre protestaban contra el gobierno del presidente Daniel Ortega en la llamada Marcha de las banderas.

Esto devela que la institución policial envía agentes encubiertos a las manifestaciones.

Además, atestiguarán los agentes Melvin Romero Moraga y Cristian Amador Murillo, a quienes los manifestantes habrían despojado de un escudo utilizado por policías antidisturbios y una pistola calibre nueve milímetros.

Otros acusados

Junto a Edwin Carcache también fueron acusados los hermanos Carlos y Jonathan Lacayo, Jefferson Padilla Rivera y Óscar Rosales Sánchez. El juez Henry Morales Olivares les dictó a todos prisión preventiva.

A Jefferson Padilla Rivera la Fiscalía le atribuye el delito de portación ilegal de armas, porque presuntamente les fueron encontrados un lanza mortero artesanal y una granada detonada.

En el caso de los hermanos Carlos y Jonathan Lacayo, la Fiscalía aseguró que les fue encontrado un escudo de policías antidisturbios, que presuntamente escondían en su casa en Villa Fraternidad. El juez fijó la audiencia inicial del caso para el próximo 5 de octubre.

Ansioso en audiencia

Previo a la audiencia preliminar, a Edwin Carcache se le escuchó decir varias veces la palabra “capitán”, contó el abogado de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), Julio Montenegro, quien ejerce la defensa del líder estudiantil.

“A Edwin Carcache y los otros jóvenes los miré muy afectados física y emocionalmente”, aseguró Montenegro, agregando que en algunos momentos  percibió ansioso a Carcache.

A la audiencia se permitió el ingreso de Edwin Carcache Bello, quien aseguró que su hijo le manifestó “que está bien”, no obstante, solicitaron que este sea valorado por un sicólogo forense.

Policía presenta a más acusados por terrorismo

Keysi García
kgarcia@elnuevodiario.com.ni

La Policía Nacional anunció que detuvo a cuatro personas por supuestos actos terroristas ocurridos en León y Masaya, en el contexto de las protestas  con lo que ya ascendería a 25 la cantidad total de personas presentadas por las autoridades, acusadas por este mismo delito, en menos de 10 días.

El comisionado mayor Farle Roa, segundo jefe de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ), presentó este martes en conferencia de prensa a Léster Reyes Pastrán, de 38 años, y Gregorio Reyes Flores, de 67, por haber “cometido actos terroristas” en el tranque ubicado en El Calvarito, León, el pasado 20 de abril.

Al igual que todos los detenidos por la Policía que serán procesados por terrorismo, ambos hombres son acusados de otros delitos como robo, amenazas de muerte, secuestro, torturas, incendios, destrucción de instituciones y entorpecimiento de servicios públicos.

“Secuestraron e hirieron con morteros a los ciudadanos José Francisco Ortega, Nancy Patricia Arcia y Doris María Prado y rociaron gasolina en sus casas amenazando con incendiarlas y asesinarlos”, declaró Roa a periodistas oficialistas.

Según la versión policial, ambos detenidos habrían distribuido armas y morteros en abril, cuando iniciaron las protestas en contra del Gobierno. Además, la Policía afirmó que cuenta con evidencias, como denuncias, declaraciones y pruebas de criminalística, que inculpan a los presos.

“Los terroristas serán remitidos a la orden de las autoridades competentes para su enjuiciamiento”, aseguró Roa.

En La Concepción

La institución policial también acusó de terrorismo este martes a Fener Dávila, de 32 años, y Luis Alberto Matamoros, de 35, por haber dirigido los tranques en la ciudad de La Concepción, Masaya.

Dávila y Matamoros son señalados por las autoridades policiales de secuestrar y trasladar a tres personas a un tranque con el fin de torturarlas.

“Les vendaron los ojos y rociaron con gasolina su cuerpo amenazando con quemarlos vivos. Asimismo, incendiaron la motocicleta en la que se transportaban las víctimas”, dijo el jefe policial de la DAJ.

Con estos casos, ya asciende a 25 la cantidad total de personas que han sido presentadas por acusaciones de terrorismo de la Policía Nacional entre el lunes 3 y el martes 11 de septiembre. Los detenidos son señalados de cometer acciones vinculadas a las protestas iniciadas en abril pasado, como el levantamiento de tranques y el derribamiento de árboles metálicos.