•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Angélica Centeno, de 83 años, recibió empujones y varias cachetadas de parte de agentes policiales cuando llegaron a capturar a su hijo, José Ángel Granados, en su negocio familiar de alojamiento turístico en el municipio de Tola, Rivas.

Centeno denunció el caso ante la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), donde señaló que la detención se registró el viernes 7 de septiembre aproximadamente a las 5:30 de la tarde y a su hijo lo trasladaron a las celdas de El Chipote, en Managua.

“Ya se cumplieron las 48 hora establecidas para tener a una persona detenida sin una acusación, eso fue el viernes y ya hoy (ayer) es martes. Quiero que dejen a mi hijo en libertad”, demandó la madre.

Comentó que su hijo participó en marchas en Rivas y Managua, en protesta contra el gobierno, sin embargo nunca agredió a nadie y nunca levantó un arma contra otra persona.  

Indicó que José Ángel es su mano derecha en el negocio familiar y es una injusticia lo que están haciendo con él.

Destacó que su hijo, de 45 años, fue detenido en su negocio sin orden de captura ni allanamiento, requerimientos básicos para que las autoridades actúen en el marco de legalidad.

“Les reclamé por qué se lo llevaban preso, entonces me lanzaron en una silla y uno de ellos me dio dos cachetadas”, aseguró la señora Centeno.

Granados fue concejal de la Alcaldía de Rivas y actualmente es miembro del Partido Ciudadanos por la Libertad (CxL).

El asesor legal de la CPDH, Pablo Cuevas, dijo que en estos momentos Granados está detenido ilegalmente, por lo cual preparan el recurso de exhibición personal, como parte de los procedimientos de respeto de sus derechos constitucionales y humanos.