•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Este martes, Wilfredo Suazo y Ana Julia Urbina denunciaron la detención de su hijo ante el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) y pidieron a las autoridades que le respeten su integridad física, que no se le torture y, en caso de ser acusado, que se apeguen al debido proceso. Yubrank está recluido en las celdas de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ), conocida como El Chipote.

“Ya sabemos que este Gobierno está enjuiciando como delincuentes y terroristas a todos los muchachos que lo único que han hecho es pedir justicia y democracia con una bandera en la mano, pero nosotros vamos alzar la voz por Yubrank hasta las últimas consecuencias”, expresó Wilfredo Suazo, papá del detenido.

Ana Julia Urbina, la mamá del detenido, espera que el Poder Judicial no les imponga un defensor público en un eventual proceso contra su hijo, sino que sea aceptado el abogado que ellos dispongan. También demanda que este proceso sea abierto a la familia y a todos los medios de comunicación.

“Lo que más deseo es que me dejen verlo, tocarlo, abrazarlo y ver que no me le han hecho nada. Desde el momento que nos enteramos que lo habían agarrado sentí que me moría. Yubrank es un chavalo querido y respetado por la gente de Masaya que lo conoce, no es un delincuente como el Gobierno lo quiere hacer ver. Así que como madre también espero que se respete la presunción de inocencia”, expresó la mamá.

Desde el pasado 4 de julio, cuando según la familia Suazo, simpatizantes sandinistas incendiaron su vivienda en la ciudad de Masaya, Yubrank decidió refugiarse en distintas casas ante el temor de ser detenido por la Policía.

Hasta ayer, el joven de 27 años no había sido presentado por las autoridades ni acusado en los juzgados. Suazo no es el único dirigente del Movimiento 19 de Abril de Masaya que está detenido. Sus compañeros, los hermanos Cristian y Santiago Fajardo están siendo procesados por terrorismo.

Organismos internacionales cuestionan detenciones ilegales

Con las recientes detenciones de líderes estudiantiles Yubrank Suazo, Amaya Coppens y Edwin Carcache, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), a través del Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (Meseni), aseguró que en este país “continúa un patrón de represión selectiva con arrestos arbitrarios e ilegales”.

La CIDH también urgió al Estado de Nicaragua “cumplir con sus obligaciones internacionales en materia de derechos humanos”.

Por otra parte, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Oacnudh) afirmó, a través de Twitter, que en Nicaragua “siguen reportándose detenciones, en particular de líderes estudiantiles y sociales, que se efectúan sin órdenes de captura, las personas no son puestas a disposición de un juez dentro del límite legal de 48 horas y los recursos de exhibición no son efectivos”.

LA ONU dijo observar “con preocupación” cómo el patrón de detenciones arbitrarias descritas en su informe público sobre Nicaragua persiste.

Encapuchados detienen a una estudiante en León

Tamara Zamora, originaria de Estelí, denunció ante el Cenidh la detención de su hija Amaya Coppens, integrante del Movimiento Estudiantil 19 de Abril de León.

El Léon, estudiantes realizaron un plantón en demanda de la liberación de su compañera Amaya Coppens. José Luis González\END

El Cenidh confirmó que la detención la realizaron unos 20 encapuchados armados la noche de este lunes en el centro de la ciudad de León. Junto a Coppens fue detenido el joven Sergio Midence. Ambos fueron trasladados a El Chipote, en Managua.

Coppens tiene doble nacionalidad, nicaragüense y belga, por lo que sus padres intentan presionar al Gobierno, a través de la vía diplomática, para lograr su liberación, afirmando que “no hay motivos para que esté presa cuando lo único que ha hecho es ejercer el derecho a la protesta”.

“Ya iniciamos los trámites con la Embajada de Bélgica en Panamá, para que el Gobierno belga haga gestiones ante el Gobierno de Nicaragua y lograr la liberación de mi hija”, explicó Zamora.

Amaya Coppens, de 24 años, originaria de Estelí, es estudiante de quinto año de Medicina en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-León).

“Yo exijo que mi hija sea liberada. Ella no es ninguna delincuente, es una joven de bien, estudiosa y talentosa y no voy a tolerar que sea presentada como si fuera terrorista”, dijo la mamá de la joven.

Más procesados

En la ciudad de León la persecución contra miembros del Movimiento 19 de Abril no ha parado. El pasado 26 de agosto fueron detenidos en León los dirigentes estudiantiles Cristofer Nahiroby Olivas Valdivia, Byron José Corea Estrada, Yaritza Rostrán Mairena, Victoria Obando, Luis Arnulfo Hernández, Levis Josué Artola Rugama y Juan Pablo Alvarado Martínez.

A Cristofer Nahiroby Olivas Valdivia y Byron José Corea Estrada se les imputa el delito de asesinato agravado, además de terrorismo, incendio, daño agravado y robo.

Por tal razón, decenas de estudiantes de la UNAN-León protestaron este martes en las afueras del Hospital Escuela Óscar Danilo Rosales Argüello (Heodra) para pedir la liberación de los miembros del Movimiento 19 de Abril de esa ciudad.

Los protestantes portaban pancartas, instalaron letreros e imágenes con los rostros de Amaya Coppens y Sergio Midence, detenidos la noche del lunes. La manifestación culminó antes de lo previsto debido al acoso policial.