•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • El Nuevo Diario

La historia de dos jóvenes nicaragüenses, cuyos sueños de seguir jugando fútbol fueron truncados por la crisis socio política que estalló en el país desde abril de este año, fue contada en el sitio de internet de la BBC Deporte este 10 de septiembre, en una historia escrita por Callum Rice-Coates.

"Hasly estaba en la universidad cuando comenzó la violencia. Ella se sintió asustada e indefensa. El campus de la Universidad Nacional de Ingeniería en Managua, la capital de Nicaragua, sufrió severos daños después que se intensificaron las protestas contra el gobierno de Daniel Ortega", así da inicio el artículo escrito originalmente en inglés en el portal de la BBC Deporte.

El artículo continúa diciendo que "para Hasly, de 18 años, el futuro es incierto. Los estudiantes han estado en el centro de la represión del presidente Daniel Ortega. Muchos encabezaron las protestas, que comenzaron en abril, contra los recortes de la seguridad social del gobierno. Ortega respondió con una represión brutal, acusando a los manifestantes de intentar un golpe".

Francisca (arriba a la izquierda) es parte de una nueva generación de entrenadoras en Nicaragua. Las barreras culturales y cultura machista son temas que han empezado a comprender mejor las chicas interesadas en jugar fútbol en el país. (Foto de Soccer Without Borders)

El artículo relata que debido a la crisis que estalló en abril de este año, se tuvo que cancelar el campeonato de la Concacaf Femenino Sub-17, en Nicaragua, debido problemas de seguridad.

"Es muy difícil vivir en nuestro país en este momento. Las calles y carreteras no son seguras para viajar a la capital y a mi universidad. Nadie puede garantizarnos de que estaremos seguros una vez que estemos allí", expresó Hasly en el artículo.

En la nota publicada se indica que Hasly quisiera seguir con sus estudios de ingeniería de sistemas para llegar a ser algún día exitosa en su profesión, pero que no ha podido regresar a clases a su universidad en los últimos cuatro meses.

"Es una consecuencia de un país en desorden. Más de 300 personas han sido asesinadas, Ortega es visto por muchos como el enemigo; y Nicaragua, una nación centroamericana que limita con Honduras y Costa Rica, ha sido sumida en una crisis económica" señala el artículo de Callum Rice-Coates.

El artículo pretende demostrar a pesar de la " implacable negatividad", que rodea a las chicas que gusrtan del fútbol en Nicaragua, este deporte "ofrece cierto alivio y fue así como Hasly comenzó en su camino a la universidad, a través de un programa que utiliza el deporte para cambiar las percepciones y ayudar a las niñas a desarrollarse en Nicaragua".

El fútbol como herramienta de cambio positivo

"Creo que el fútbol es un espejo de la sociedad, pero también tiene el poder de darle forma", señala Mary McVeigh Connor.

Ella es la cofundadora de Soccer Without Borders (Fútbol sin fronteras), una organización benéfica creada en 2006 con el objetivo de utilizar el deporte como un vehículo para el cambio positivo.

"En Nicaragua, las chicas no jugaban al fútbol. Y si lo intentaron, estaba mal visto. Esas percepciones están comenzando a cambiar, en parte gracias al trabajo realizado por Fútbol sin fronteras, que también ha ayudado a romper otras normas sociales perniciosas", señala el reporte.

"La vida de una niña en Nicaragua es extremadamente aislante", dice McVeigh Connor, quien jugó al fútbol profesionalmente antes de involucrarse en “Fútbol sin fronteras”.

McVeigh Connor dijo a BBC Deporte que casi el 30% de las niñas en Nicaragua resultan embarazadas antes de los 18 años, y que cerca de la mitad nunca avanza de la escuela primaria a la secundaria.

"La cultura del machismo dicta un cierto conjunto de normas para las niñas, muchas de las cuales se internalizan antes de llegar a la adolescencia. Y particularmente el fútbol, ​​tiene una capacidad única para derribar estas barreras, desarrollar el liderazgo y la confianza de las niñas y crear resultados poco comunes", comentó McVeigh Connor en el reporte de la BBC Deporte.

El programa de Futbo Sin Fronteras en Nicaragua tiene su sede en la ciudad de Granada, donde trabajan con niñas y mujeres de entre seis y 20 años.

Existen unas 170 niñas involucradas y se ha alcanzado a otras 1,500 a través de varios campamentos, torneos y eventos especiales. El personal consta de 10 entrenadores nicaragüenses y líderes de grupo, cuatro de los cuales son ex alumnos del programa, se indica en el reporte de la BBC Deporte.

Las chicas de Nicaragua involucradas en el fútbol descubren con el tiempo que sus perspectivas mejoran y opciones aumentan.

"En lugares donde las niñas tienen la misma oportunidad de jugar y son alentadas y apoyadas por sus familias, hermanos y comunidades para que jueguen, también pueden tener mejores oportunidades de acceso en la educación y en la fuerza de trabajo", dijo McVeigh Connor a BBC Deporte.

"Creo que el fútbol en particular tiene un poder único para cambiar las normas de género debido a su popularidad y la pasión que lo rodea. En lugares como Nicaragua donde el machismo es tan frecuente, para una niña jugar al fútbol en particular envía un mensaje que, como uno de nuestros entrenadores masculinos dijo: las chicas pueden hacer todo lo que los chicos hacen", aseguró McVeigh Connor a la BBC Deporte.

Tiempos difíciles

Ahora, sin embargo, hay desafíos. Granada no estaba en el epicentro de las protestas, pero el programa igualmente se vio afectado. Se han tenido que hacer cambios en el cronograma de Fútbol Sin Fronteras. Algunas sesiones se han cancelado porque no se considera seguro que las niñas caminen solas de noche, indica el reporte de Callum Rice-Coates.

McVeigh Connor también hizo ver que en Granada la disminución del turismo también ha golpeado duro a las familias al provocar pérdidas de empleos y fuentes de ingreso.

"Normalmente recibíamos grupos de jugadores estadounidenses que venían a Nicaragua para una semana de intercambio cultural. Gracia a estos visitantes Estos viajes conseguíamos suministros para nuestros equipos durante el año y recaudábamos aproximadamente el 35% de nuestro presupuesto operativo anual", explicó McVeigh Connor a BBC Deporte.

Al cancelarse esos viajes, la organización benéfica ahora debe encontrar otra forma de recaudar fondos. Pero a pesar de las dificultades seguirán adelante, conscientes de la importancia de su trabajo, indica el artículo de la BBC Deporte.

"Creo que en tiempos de dificultad, incertidumbre y cambio, no hay mayor comodidad que la de la familia, y Fútbol sin fronteras es una familia para nuestras niñas. Perder la consistencia de nuestro programa y su lugar en la vida de estas chicas sería devastador", dijo McVeigh Connor a la BBC Deporte.

El escrito señala que las chicas en Nicaragua viven "momentos de incertidumbre", y que en el caso de Hasly, la joven no sabe cuándo podrá regresar a la universidad y manifestó a la BBC Deporte su sorpresa ante tantas muertes ocurridas en el país en los últmos cinco meses,

"La violencia afecta a todos los nicaragüenses y especialmente a los jóvenes. Muchos han abandonado el país en busca de seguridad. Estoy muy triste", afirmó la joven en la entrevista con McVeigh Connor.

La joven Hasly relató al equipo de BBC Deporte que se unió a Fútbol sin fronteras cuando tenía ocho años y 10 años después este deporte le ayudó a obtener una beca y asistir a la universidad.

El reportero de la BBC Deporte también entrevistó a Francisca, quien recordó sus primeros dían jugando fútbol.

"Cuando tenía ocho años, recibí muchos comentarios malos porque los hombres pensaban que el fútbol no era para mujeres. Pero ahora es diferente. La población ha aceptado que no solo los hombres pueden jugar", indicó la joven Francisca en la entrevista.

"Francisca, como muchos otros, ha visto su vida completamente cambiada a través del fútbol. Los últimos meses han sido difíciles y una tensión para todos los involucrados, pero hay un sentido de determinación y perseverancia", señala el artículo de la BBC Deporte.

Los días por venir

El reportero agrega que "los desafíos aún no han terminado. Nicaragua se encuentra en una encrucijada y la vida de muchos ha quedado en suspenso".

"Un día típico en Granada, antes de todo lo sucedido era un día lleno de energía. Todos los negocios se abrían sin miedo y todos caminaban por las calles con seguridad y confianza, sin pensar que algo malo podría suceder. Pero ahora ya no. Hay un clima de miedo, de incertidumbre y precaución”, expresó Francisca en su entrevista a la BBC Deporte.

 McVeigh Connor dijo al reportero de BBC Deporte que "nuestro objetivo en el futuro es hacer crecer aún más el programa en Granada y llevar el modelo a otros departamentos en todo el país.

En los momentos más difíciles de las protestas, era un verdadero peligro para los jóvenes salir de sus casas. Hoy en día la violencia ha disminuido, pero nada está normal todavía en Nicaragua. Archivo/ END"Esperamos que haya una manera pacífica de poner fin a la violencia que afecta a tantas familias, y que Nicaragua, que emerge al otro lado de este momento difícil, refleje la creatividad, la determinación, la esperanza y la bondad que hemos visto de primera mano en los últimos 10 años", aseveró McVeigh Connor a BBC Deporte.