•   León, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Estudiantes de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, UNAN-León, realizaron un plantón en protesta por los despidos de médicos y las recientes detenciones de líderes estudiantiles en esta ciudad, en las afueras del Hospital Escuela Oscar Danilo Rosales Argüello (Heodra).

Durante el plantón que inició a las 10:00 de la mañana y culminó después a las 2:00 de la tarde, los universitarios denunciaron que mientras realizaron la protesta, fueron asediados por fuerzas antidisturbios de la Policía Nacional, que se ubicaron frente a dicho auditorio y en los alrededores del hospital.

En la protesta participaron al menos 150 estudiantes que gritaban consignas y portaban carteles demandando la liberación de la estudiante del quinto año de medicina, Amaya Coppens y de otros los líderes del Movimiento Universitario 19 de Abril, que hoy fueron acusados por la Policía Nacional  por terrorismo y otros delitos.

Através de comunicado dirigido a la comunidad universitaria y autoridades superiores de dicha alma mater, los universitarios calificaron como de “graves hechos” los despidos cometidos contra los docentes y médicos Javier Pastora, Gustavo Herdocia, Rosario Pereira, César Vargas, Daniel Reyes, Karla Zeledón y otros trabajadores.

Según el documento, los universitarios rechazan los despidos porque representan una pérdida irreparable para su proceso de formación académica, por cual además decidieron suspender voluntariamente las clases y exigir el reintegro de los docentes.

Loas universotarios rechazan cualquier tipo de violencia y hacen un llamado para que en Nicaragua regrese la paz y el respeto a los derechos humanos.

Solicitan además el debido proceso y se solidarizan con los estudiantes privados de libertad, además hacen un llamado a las autoridades facultativas para que se pronuncien al respecto.

Una de las estudiantes de medicina que evitó brindar su nombre por temor a represalias, explicó que están en contra de la persecución y asecho de los líderes universitarios, asi como de los despidos de docentes.

La protestante denunció el acoso intimidante de las fuerzas antidisturbios de la Policía, que incluso se atrevieron a amenazarlos de muerte.

“Han rodeado el perímetro como manera de intimidación, enseñando las granadas, en señal de que las iban a lanzar, y de que nos íbamos a morir, pero acá después de tanta represión e intimidación, nadie tiene miedo, aquí vamos a seguir en pie y no vamos a seguir con estas injusticias, no debe haber más presos políticos, ni despidos”, dijo la universitaria.

La protesta fue respaldada por estudiantes de tercer, cuarto, quinto y sexto año de medicina, quienes se declararon en desobediencia académica.

Todo el perímetro del Hospital fue fuertemente militarizado, la población logró apreciar a varias patrullas policiales que portaban banderas azul y blanco, así como banderas del partido de gobierno Frente Sandinista.