•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Secretaría General de la Organización de Estados Americanos (OEA) dejó entrever que el Gobierno de Nicaragua cortó los trabajos de cooperación técnica en materia electoral que sostenían con este organismo, según dijo el jefe de gabinete de dicho órgano que pidió “retomar” el proceso.

Gonzalo Koncke, jefe del gabinete del secretario general de la OEA, Luis Almagro, insistió en la necesidad de que el Gobierno nicaragüense retome y acelere “los trabajos que viene realizando (la Secretaría General de la OEA) con el Estado nicaragüense para que las reformas pertinentes en materia electoral se encuentren terminadas en los plazos acordados”

.

Las declaraciones se dieron durante la sesión extraordinaria realizada en el Consejo Permanente de la OEA este miércoles, cuando se aprobó una tercera resolución sobre la crisis nicaragüense.

El pasado 22 de junio, el Departamento de Cooperación y Observación Electoral de la OEA presentó una propuesta de calendarización para realizar reformas electorales en Nicaragua. Esta contemplaba que la Misión de Cooperación Técnica, que venía trabajando en materia electoral en Nicaragua, debía instalarse en el país a más tardar en el mes de julio para garantizar, al cabo de nueve meses como mínimo, las condiciones para realizar elecciones estuvieran dadas.

“Es necesario que haya democracia en Nicaragua, por ello es que la Secretaría General de la OEA ha venido trabajando y desea seguir haciéndolo para las necesarias reformas electorales que permitan encontrar soluciones democráticas en el país”, reforzó Koncke.

Estas reformas electorales, en las que trabajan la OEA y las autoridades nicaragüenses, se fundamentaron en los resultados de una misión de observación electoral realizada por este organismo durante las elecciones municipales de 2017.

Adelanto de elecciones

El llamado a adelantar elecciones en Nicaragua fue una parte medular de la resolución aprobada este miércoles en la sexta sesión realizada en el Consejo Permanente de la OEA para abordar la crisis que atraviesa el país. La resolución fue respaldada por 19 países frente a 4 votos en contra, 9 abstenciones y 2 ausentes.

El Consejo exhorta al Gobierno “para que apoye un calendario electoral acordado conjuntamente en el contexto del proceso de diálogo nacional”.

El representante de EE. UU. ante la OEA, Carlos Trujillo, insistió en el llamado a “realizar reformas democráticas urgentes”, y aseguró que su país continúa apoyando la propuesta de “elecciones adelantadas, libres, justas y transparentes”, hecha por la Alianza Cívica por la Democracia y la Justicia.

“Las elecciones adelantadas representan el único camino viable hacia la democracia y hacia el respeto a los derechos humanos en Nicaragua”, mantuvo Trujillo, quien resaltó que “la situación continúa empeorando”.

“La OEA tiene un rol importante que desempeñar. En este sentido, si hay alguna voluntad política por parte del gobierno de Ortega a implementar las recomendaciones de la misión electoral de la OEA, dicha reforma, en conjunto con observadores internacionales creíbles, le podrían proveer al pueblo de Nicaragua las elecciones transparentes y competitivas que tan claramente quieren, y que además merecen”, señaló el diplomático estadounidense.

El representante de Chile ante la OEA, Hernán Salinas, destacó que los Estados miembros deben mantenerse “activos” en “insistir en que el Gobierno nicaragüense brinde su apoyo al secretario general”.

Mientras, el representante de Nicaragua, Luis Alvarado, se negó a reconocer dicha resolución al igual que otros “informes, declaraciones ni decisiones que se pretendan adoptar durante la misma (sesión)”. Tampoco reconoció la existencia de la Comisión del Grupo de Trabajo que se creó en el Consejo Permanente. “Les repetimos que el Gobierno de Nicaragua no lo reconoce, no existe y les manifestamos que no tenemos nada que responderles”, sostuvo Alvarado.  

Manifiestan preocupación

Varios países que votaron a favor de la resolución también manifestaron preocupación porque el Gobierno nicaragüense no ha cumplido en atender los requerimientos del Mecanismo de Seguimiento para Nicaragua (Meseni) y del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) para el desarrollo de sus funciones.

Según algunas delegaciones, no parece haber voluntad política de parte del Gobierno nicaragüense para resolver la crisis que ha dejado hasta la fecha más de 322 muertos producto de la represión gubernamental, de acuerdo con organismos de derechos humanos.

“Solicitamos que el Gobierno deponga su actitud de rechazar toda forma de mediación y o de apoyo que pueda otorgar los mecanismos que nuestra organización ha creado con la sola intención de ayudar a la solución de la crisis que solo los nicaragüenses podrán concluir”, sostuvo Elisa Ruiz, la representante permanente de Paraguay.

La embajadora de Perú, Ana Rosa Valdivieso, advirtió que “negar los hechos, rechazar en su integridad los informes de los organismos especializados, dificultar su labor, decidir el retiro de los organismos cuyos reportes no nos gustan, como se ha hecho con el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, son actitudes que no conducen a la estabilidad y que contradicen nuestras obligaciones”.

Insisten en diálogo

La resolución aprobada ayer, además exhorta al Ejecutivo nicaragüense a que genere las condiciones para restablecer el diálogo nacional, suspendido desde hace dos meses, aunque el mismo presidente Ortega ha asegurado que no funcionó y se ha negado a retomar.

Para Trujillo, la resolución deja claro que “los Estados miembros de la OEA, también aquellos en la ONU, buscamos un regreso pacífico al diálogo inclusivo con el compromiso de la OEA para prevenir más violencia y proveer una solución pacífica a esta crisis” en Nicaragua.

Rita Hernández, representante permanente de Costa Rica, se sumó a la petición de que se reactiven las condiciones para que se retome “un diálogo comprometido y efectivo, sustentado en el respeto, el compromiso y la confianza de que es el único camino hacia una solución consensuada entre todos los nicaragüenses”.

Ecuador, a través de su representante interino Marcelo Vásquez, reiteró “que solo un diálogo nacional que convoque a todos los nicaragüenses, que se desarrolle de buena fe y con voluntad política y que tenga lugar en un clima de estricto respeto a los derechos humanos, permitirá entendimientos que ofrezcan una pronta solución pacífica y duradera a la situación que enfrenta Nicaragua”. 

Votación

Los únicos tres países que respaldaron a Nicaragua al deslegitimar a la OEA con respecto a la sesión realizada este miércoles fueron Venezuela, Bolivia y San Vicente y las Granadinas.

“Si realmente queremos ayudar al hermano país de Nicaragua, debemos respetar su independencia y soberanía, sin permitir ningún tipo de intervención o injerencia”, sostuvo la representación de Bolivia.