•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un grupo de civiles armados habrían llegado la madrugada de este miércoles a rafaguear la casa de la doctora María Elena Corea, en Chichigalpa, Chinandega, e intentaron quemar la vivienda cuando siete personas se encontraban dentro del inmueble, según denunció la afectada ante organismos de derechos humanos.

Corea relató a El Nuevo Diario que los encapuchados armados llegaron a eso de la 1:45 a.m. de este miércoles en una camioneta doble cabina y dos motocicletas, disparando hacia la vivienda donde se encontraban tres adultos y dos adolescentes.

Los balazos de escopetas penetraron en la estructura física de la propiedad.

La doctora denunció este hecho ante la Policía y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Asegura que después de disparar contra su casa, los agresores encendieron bombas molotov y las lanzaron hacia el patio frontal, en un intento por incendiar el inmueble, indicando que es la tercera vez que sufre ataques directos de civiles armados.

La galena ha participado y apoyado las protestas contra el Gobierno.

Después del primer balazo comenzó la ráfaga, fueron más de 30 balazos. “Quisieron tirar unas bombas molotov, pero no les encendió y se apagó el fuego en la entrada, porque la entrada queda largo de la casa. La gente (del sector) comenzó a sonar cazuelas para ayudarme y dejaron las bombas ahí antes de irse”, aseguró la doctora.

Corea, quien tiene 20 años de experiencia médica, dijo que también ha recibido amenazas a través de las redes sociales, donde se le acusa de financiar los tranques que se levantaron en León durante las protestas y de fabricar “bombas de contacto y armas hechizas”.

Después del primer balazo comenzó la ráfaga, fueron más de 30 balazos.

Dañan puertas

“Es un acto de represalia, están queriendo callar al pueblo, tratan de amedrentar a quienes salen a las calles a reclamar por la democracia y justicia para el país”, comentó Hugo Dávila, uno de los miembros del Movimiento Autocon-vocado de Chinandega.

Dávila agregó que los balazos de escopetas penetraron en la estructura física de la propiedad y dañaron puertas y vidrios de un vehículo del esposo de la doctora Corea. “Los delincuentes entraron al perímetro de la propiedad pero no al área construida de la vivienda, lanzaron balazos indiscriminadamente hasta descargar las armas que portaban; expusieron la vida de las personas que se encontraban en el interior del hogar”, expresó el líder del Movimiento Autoconvocado.