•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El ministro de Asuntos Exteriores de España, Josep Borrell, hizo hoy un llamamiento para que el Gobierno de Nicaragua y la oposición lleven a cabo un diálogo "inclusivo, constructivo y respetuoso" y que cuente con un "cierto acompañamiento internacional" para que pueda tener éxito.

Borrell compareció hoy ante la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso para informar de la postura de España ante la crisis social y política que se vive en Nicaragua desde el pasado mes de abril por las protestas contra el presidente, Daniel Ortega.

También: Embajada de EE. UU. volverá a entregar visas

El ministro pidió el cese de la represión del Gobierno de Ortega, que se ha saldado con un saldo de entre 322 y 481 muertos, según organismos de derechos humanos locales y extranjeros, mientras que las autoridades nicaragüenses los cifran en 198.

Josep Borrell, ministro de Asuntos Exteriores de España. EFE/END.

A pesar de llevar en suspenso desde hace más de dos meses, Borrell ha subrayado que el diálogo nacional "sigue siendo el único instrumento" para normalizar la situación, aunque ha considerado preciso que antes "se reinstaure un mínimo de confianza".

"La solución estará en manos de los nicaragüenses. Es a ellos a los que les corresponde este diálogo constructivo, inclusivo y respetuoso en un marco libre de violencia", sostuvo.

Lea además: Promotores de la CPDH condenados a 10 años de cárcel

También ha visto necesario "un cierto acompañamiento internacional" y ayuda técnica para que las negociaciones cuenten con un método de trabajo, además de que el Gobierno de Ortega levante las trabas que está poniendo a los organismos internacionales que tratan de ayudar a resolver la crisis.

Borrell alertó de las "serias consecuencias" que el conflicto en Nicaragua tiene para este país y para toda la región centroamericana, que "vive un proceso de fortalecimiento democrático con el que España tiene un compromiso desde hace mucho tiempo".

Según el ministro, España "no ha permanecido ni ajena, ni distante" ante la situación de Nicaragua y ha cifrado en 850.000 euros la ayuda humanitaria en distintas áreas.

De interés: Invasores usurpan tierras cafetaleras

El ministro de Exteriores español lamentó que se hayan tenido que suspender algunos proyectos en ciertas zonas del país, pero lo ha achacado a que era "prácticamente imposible operar en ellas" por la situación de inestabilidad.