•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Bajo protesta inició el juicio para el reo político Jaime Navarrete Blandón, acusado de matar el 12 de junio del año en curso a Ariel Ignacio Vivas, de 26 años,  quien  anduvo con la policía derribando tranques en los barrios orientales de Managua.

El reclamo fue presentado por el abogado defensor Róger Alvarado ante la  jueza Tercero Distrito Penal de Juicio de Managua, Rosario Peralta, porque le habría negado el derecho a una audiencia preparatoria de juicio.

“La audiencia preparatoria de juicio la pedí el 6 de septiembre; es decir, cinco días antes de iniciar el juicio a como lo establece el Código Procesal Penal y comenzó el martes 11 del mismo mes”, señaló Alvarado.

Jaime Navarrete Blandón enfrenta cargos por  asesinato en perjuicio de Ariel Ignacio Vivas y portación ilegal de armas en perjuicio del Estado de Nicaragua. 

Segundo reclamo

El abogado Róger Alvarado también se opuso al inicio del juicio, porque desde el 9 de agosto del año en curso, cuando se realizó la audiencia inicial, solicitó un peritaje de siquiatría forense y  32 días después no rola en el expediente.

“Ese peritaje (examen) siquiátrico es fundamental para demostrar que mi representado (Jaime Navarrete) tiene una capacidad cognoscitiva de un niño de 12 años”, sostiene el abogado Alvarado.

La representación del Ministerio Público se opuso a que se reprogramara el inicio del juicio,  manifestando que el examen siquiátrico de Navarrete no ha sido pedido “para esgrimirlo como una eximente de responsabilidad penal”.

El Nuevo Diario buscó la versión de la jueza Peralta, pero ella se excusó de responder los reclamos de la defensa, expresando que en este momento no puede decir nada al respecto por estar conociendo del caso.

Testihgo referencial

En el primer día del juicio declaró como testigo Ana Vivas Valerio, madre  de Ariel Ignacio Vivas, quien confirmó que su hijo andaba botando barricadas en las llamadas “operaciones limpieza” que hizo la policía junto con parapolicías.

Ana Vivas relató que cuando llegó al Hospital Alemán Nicaragüense, un médico le informó que su hijo estaba muerto a consecuencia de un impacto de bala que le penetró por el costado izquierdo.

El juicio que se suspendió a petición de la Fiscalía por falta de testigos, continuará el próximo 20 de septiembre a partir de las 9:00 a.m.