•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

“Me empezaron a manosear entre cuatro hombres. No hubo ni un solo lugar donde no me tocaran”, narró entre sollozos una adolescente de 16 años en la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), asegurando que junto a otros cinco jóvenes de Ciudad Sandino fueron retenidos, golpeados y abusados por policías y civiles armados con acento extranjero.

La estudiante de secundaria, con su uniforme escolar, fue acompañada por su padre a interponer la denuncia a la CPDH.

“Ella fue a un cibercafé y fue retenida junto a cinco jóvenes a pocos metros del portón principal de la Alcaldía de Ciudad Sandino a eso de las 5:00 p.m.”, dijo Pablo Cuevas, asesor legal de la CPDH.

“Cuando salí del cíber casi no había gente y de repente pasaron tres camionetas y motorizados. En total eran como 10 entre policías y encapuchados armados”, expresó la jovencita.

Añadió que detuvieron a los seis, pero otra muchacha salió corriendo pero no saben qué pasó con ella.

“Yo me dije a mí misma; quien no la debe no la teme. Éramos tres varones y tres mujeres y nos quitaron las pertenencias y comenzaron a registrarnos”, dijo la afectada, cuyo nombre no puede ser revelado por ser menor de edad.

A la jovencita le sacaron una fotografía de una muchacha parecida a ella y los encapuchados con acento cubano o venezolano la acusaron de ser terrorista y golpista.

“Esa no era yo y nunca he participado en marchas. Comenzaron a golpearnos y requisarnos. Cuando llegaron a mí, me levantaron la camisa y me empezaron a manosear entre cuatro hombres, todo mi cuerpo. No hubo un solo lugar donde no me tocaran”, relató la denunciante.

Aseguró que fueron cuatro los parapolicías que la agarraron y la manosearon.

Esposados

“Me tocaron los pechos y recordarme de eso me da rabia, me dan asco, porque tocaron mi integridad. Fue de una forma tan cochina, tan bárbara. Me agarraron a su gusto y antojo, y querían meterme a la alcaldía junto con las demás muchachas que estaban ahí”, narró la adolescente.

La jovencita recuerda que la tenían de pie, con las esposas puestas, mientras a los otros los tenían en el suelo y los pateaban, mientras a ella la manoseaban.  Luego la otra adolescente también pasó por el mismo acoso.

Indicó que los civiles encapuchados con acento caribeño eran los que estaban al mando de los policías y se las querían llevar, pero que un agente joven dijo que no les había encontrado nada que los comprometieran e insistió en que los soltaran.

La denunciante comentó que después del robo de sus pertenencias, de los tocamientos y los culatazos en la espalda y los costados del cuerpo, la liberaron con la advertencia de que si volvían a verla, iba a perder “algo más”.

Señala que fueron 20 minutos de terror para ella y los otros jóvenes detenidos al frente de los muros de la municipalidad de Ciudad Sandino.

El padre de la víctima afirmó que su hija está muy afectada, no puede dormir, tiene terror de salir a la calle y si lo hace es acompañada. Desde el martes que sucedieron los hechos no ha regresado al colegio.

El director de la CPDH, Marcos Carmona, manifestó que este y otros casos serán llevados a las organizaciones de derechos humanos internacionales para lo cual están elaborando un informe que incluye las denuncias de abusos y violaciones sexuales en las cárceles de El Chipote.